CUBA EEUU

Agente cubano dice que el "caso Zunzuneo" no sorprende y que EE.UU. siempre falla

René González (c), el único de los cinco agentes que está en libertad y que vive en Cuba, después de pasar 13 años en la cárcel, su esposa, Olga Salanueva (i), y Miguel Barnet (d), presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), encabezan una simbólica marcha de cientos de personas hasta la sección de Intereses de EE.UU. en La Habana (Cuba).
René González (c), el único de los cinco agentes que está en libertad y que vive en Cuba, después de pasar 13 años en la cárcel, su esposa, Olga Salanueva (i), y Miguel Barnet (d), presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), encabezan una simbólica marcha de cientos de personas hasta la sección de Intereses de EE.UU. en La Habana (Cuba).EFE

René González, uno de los cinco agentes cubanos condenados en EE.UU. por espionaje en 1998 y el primero en salir de prisión, afirmó hoy que el proyecto de red social "Zunzuneo" que Washington promovió en Cuba no sorprende, y agregó que la Casa Blanca lo ha "intentado todo" pero siempre falla.

"No es una sorpresa, ellos han intentado todo contra Cuba, absolutamente todo y siempre fallan. Fallan con Cuba de la misma forma que fallan con 'los cinco", respondió González a periodistas en La Habana tras ser preguntado sobre el caso destapado esta semana y que Cuba considera parte de la "estrategia subversiva" de EE.UU. contra el Gobierno cubano.

El agente, que cumplió más de 15 años de prisión y en 2013 regresó a la isla, opinó que hasta que Estados Unidos no reconozca que Cuba "es una nación soberana y que la única aspiración que tenemos es ser buenos vecinos, van a seguir fallando".

El jueves la agencia estadounidense Associated Press (AP) reveló la existencia del proyecto, supuestamente clandestino y promovido por la Agencia norteamericana de Ayuda al Desarrollo (USAID).

El Departamento de Estado de EE.UU. confirmó el mismo día que en 2010 y durante dos años lanzó esa red social para aumentar el acceso de los cubanos a la información, pero negó que fuese un programa encubierto.

Las declaraciones de González sobre el asunto tuvieron lugar hoy en la inauguración en el Museo Nacional de Bellas Artes de una instalación del artista cubano Alexis Leyva "Kcho" que recrea en dimensión real la celda de castigo donde los cinco agentes fueron confinados durante 17 meses en una cárcel de Miami.

El primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asistió a la exposición que pretende ser una denuncia del caso de "los cinco", el cual ha marcado en los últimos años el diferendo político que los Gobiernos de Washington y La Habana mantienen hace más de cinco décadas.

Considerados héroes y luchadores antiterroristas en la isla, los espías fueron detenidos en 1998 cuando la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) desmanteló la red de espionaje cubana "Avispa", que actuaba en el sur de Florida.

Todos admitieron que eran agentes del Gobierno cubano "no declarados" ante EE.UU., pero alegaron que espiaban a "grupos terroristas de exiliados" que conspiraban contra el entonces presidente Fidel Castro, y no al Ejecutivo estadounidense.

René González y Fernando González son los únicos que ya han sido liberados tras cumplir sus condenas, mientras que los otros tres, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, permanecen encarcelados.

Fernando González, quien regresó a Cuba en febrero pasado, también asistió hoy a la muestra, que contó con el asesoramiento directo de los agentes para reproducir con exactitud la celda donde vivieron en confinamiento en solitario antes de ser llevados a juicio.

El artista "Kcho", uno de los más reconocidos de Cuba, dedicó el trabajo al expresidente Fidel Castro por su "espíritu de lucha", y dijo que la exposición quiere mostrar al mundo cómo el castigo de EE.UU. contra "los cinco" fue "un acto de venganza contra Cuba, los cubanos y la revolución, por su capacidad de construir una vida diferente en sus narices".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS