Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cursos masivos saltan a la empresa

Telefónica, BNP Paribas, Orange y organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo o el World Economic Forum abren la brecha al usar los conocidos MOOC

Sebastian Thrun, consejero delegado Udacity, ha llamado a las empresas a crear MOOC.
Sebastian Thrun, consejero delegado Udacity, ha llamado a las empresas a crear MOOC.

Los MOOC (Massive Opening Online Courses) puestos de moda por universidades y escuelas de negocios de altos vuelos como Harvard, Yale, Stanford, Princeton o el MIT revolucionan la formación empresarial. Los profesionales salidos de las universidades no satisfacen todas las necesidades de las empresas, y la demanda es acuciante en las más tecnológicas. Solo en Estados Unidos se necesitarán 190.000 expertos en la tecnología de big dataen los próximos tres años, por ejemplo, que no se abastecerá con los estudiantes de las universidades. El pionero Sebastián Thurn, famoso por impartir un MOOC a 160.000 personas cuando era profesor de Stanford en 2011, ha decidido resolver el problema llamando a las empresas para crear MOOC a la medida de sus necesidades. Están en su plataforma Udacity, y certificados por las empresas.

Facebook, Cloudera y MongoDB, líderes mundiales en big data, ya tienen cursos para formar a los expertos que necesitarán en los próximos años. Firmas de la talla de AT&T o Google tienen MOOC en Udacity de gran éxito. 106.000 personas siguen el de lenguaje de Internet de Google, y se han inscrito 38.000 en el de desarrollo de la web móvil, también de Google, que cuesta 144 euros. “Cualquier profesional va a pagar el certificado de un curso impartido por el descubridor de un producto o una tecnología”, asegura Sergio Vásquez, promotor de MOOC en ESCP Europe, para explicar el éxito de los cursos empresariales. Mientras, el mundo académico debate sobre la forma de evitar las deserciones de sus cursos masivos.

Con los MOOC se pasa de llegar a 2.500 funcionarios a 30 millones, dice el BID

Yahoo! ha dado un paso más, al anunciar que becará a sus empleados para obtener certificados en Coursera, la gran plataforma mundial de MOOC. Patricia Brogan, de Yahoo!, ha descubierto en los cursos masivos online la respuesta de la formación continua que necesitan los miles de ingenieros de software de la compañía, dispersos por todo el mundo. “El modelo MOOC es una solución para satisfacer sus necesidades, dada la naturaleza mundial de nuestra empresa”, explica.

El descubrimiento empresarial de los cursos masivos ha saltado a Europa, y Telefónica ha recogido el guante con rapidez. La multinacional española de las telecomunicaciones ha hecho con Banco Santander Miriada X, convertida en la segunda plataforma mundial de cursos masivos por su medio millón de estudiantes, con una tecnología propia que ha empezado a comercializar. “Hacemos plataformas o cursos a medida para las empresas, que están demostrando un gran interés, tanto en España como en Latinoamérica, en usar este nuevo tipo de formación para capacitar a sus empleados”, explica Carolina Yeux, directora general de Telefónica Learning Services (TLS).

Las empresas han descubierto en los cursos masivos online una forma de enseñar “más flexible y barata que la enseñanza presencial, mucho más didáctica que la enseñanza online tradicional, y que crea lazos laborales entre trabajadores de una empresa, a kilómetros, porque entre ellos se corrigen los test y se comentan los ejercicios”, asegura Vásquez. Por 10.000 euros se hace un MOOC, que puede llegar a los 100.000 euros con una producción muy exigente y altos honorarios de los profesores, y por 20.000 euros anuales se pueden albergar varios MOOC empresariales en una plataforma de Internet. La inversión se minimiza cuando el curso va dirigido a 130.000 empleados, repartidos en 24 países, caso del MOOC realizado por Telefónica sobre cultura empresarial.

El modelo de negocio

Las plataformas que acogen los cursos masivos online buscan su modelo de negocio. La mayor de todas, Coursera, tiene 626 MOOC de 108 universidades y escuelas de negocios en 12 idiomas y cobra unos siete euros por los certificados dados en algunos de ellos a los alumnos que los solicitan. Supera los cinco millones de estudiantes, pero la elevada tasa de abandono reduce los ingresos. Ha levantado 61 millones de euros a inversores institucionales y particulares en dos años.

Udacity ha levantado 14,4 millones de euros, y su reenfoque de pedir a las empresas que hagan MOOC, con certificados de pago, para formar a los profesionales demandados en su sector, podría ser su modelo de negocio. En el sector ya se baraja la posibilidad de ofrecer la interacción con un profesor por unos módicos 180 euros. Sería una nueva vía de ingresos de estos cursos abiertos que al final no lo serán tanto.

Los cursos masivos incluyen las atractivas técnicas de la gamificación (relativas al juego) para hacer que los estudiantes logren reconocimientos motivadores de su esfuerzo. “Es un aprendizaje social muy útil, sobre todo en formación técnica, porque genera comunidades de intercambio, y se detecta a las personas clave de las organizaciones. Nosotros estamos preparando varios cursos masivos para los trabajadores de nuestros servicios técnicos de todos los países”, explica Yeux.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) formaba a 2.500 funcionarios públicos cada año, y con los cursos masivos llegará a los 30 millones de funcionarios que hay en América Latina y Caribe. “Los pondremos en la plataforma edX de Harvard y el MIT. Estamos invirtiendo mucho para investigar con ellos la forma de lograr el mayor impacto porque creemos que es el futuro. Ya tenemos dos MOOC que se abrirán en tres meses, y habrá cinco a final de año. En 2015 pondremos cinco más”, explica Federico Basañes, gerente de Conocimiento y Aprendizaje del BID.

World Economic Forum ha seguido el mismo camino para aumentar la difusión de la información de la cumbre de Davos y el resto de sus actividades, que solo estaban al alcance de unos pocos líderes de los negocios y de la política. Ahora la vuelca en los MOOC de su Forum Academy, que alberga en edX.

Otro descubrimiento de las empresas es ofrecer MOOC referidos a la especialidad de su negocio como herramienta de marketing. Telefónica ha realizado varios para fomentar en los niños el interés por la tecnología, “que combinamos con talleres presenciales en las tiendas. Es puro marketing de reputación social corporativa”, aclara Carolina Yeux. No es la única empresa en hacerlo. BNP Paribas acaba de lanzar en Francia un curso masivo online sobre la zona única de pagos en euros SEPA para los profesionales, que tuvo 500 inscripciones en apenas tres días. Lo ha colgado Neodemia, una plataforma particular que comercializa entre universidades y empresas desde el servicio de hospedar los cursos hasta su realización.

Orange ha saltado a la competencia en Francia con su plataforma Solerni para comercializar cursos masivos entre las empresas. Será un buen negocio, grandes firmas francesas de automoción, banca y distribución barajan hacer MOOC para reforzar su imagen y fidelizar clientes. “Un curso masivo empresarial es una buena herramienta de marketing si tiene una fuerte asociación con la identidad corporativa de la empresa que lo patrocina. Y la empresa puede identificar talentos porque los mejores estudiantes de un MOOC de empresa son personal cualificado ideal para dicha empresa”, ratifica Sergio Vásquez. Todo está por descubrir.