Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
UCRANIA CRISIS

Los demócratas ceden y retiran reforma de FMI de la ley sobre ayuda a Ucrania

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, da una rueda de prensa tras el almuerzo político del grupo de los republicanos en el Capitolio en Washington DC, Estados Unidos. Ampliar foto
El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, da una rueda de prensa tras el almuerzo político del grupo de los republicanos en el Capitolio en Washington DC, Estados Unidos. EFE

El proyecto de ley de asistencia financiera a Ucrania no incluirá finalmente una disposición muy disputada para la reforma del sistema de cuotas del Fondo Monetario Internacional (FMI), informó hoy el senador Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata en el Senado de EE.UU.

"Estoy totalmente a favor de la reforma del FMI, necesitamos hacerlo y hacerlo cuanto antes", dejó claro Reid a los reporteros en el Capitolio.

No obstante, el senador por Nevada subrayó que el "paquete de ayuda (a Ucrania) es importante. Como dijo el secretario de Estado, John Kerry, ayer, él quiere ambas, pero lo principal ahora es conseguir aprobar la ayuda (a Ucrania), y estoy siguiendo su liderazgo", aclaró.

De este modo, los demócratas ceden en su pulso con los republicanos, quienes se habían opuesto a aceptar una ley que incluyese en el paquete de ayuda a Ucrania la reforma del sistema de cuotas del FMI, algo impulsado por el propio presidente estadounidense, Barack Obama, pero que se enfrenta a la oposición de numerosos conservadores.

La Cámara de Representantes, de mayoría republicana, ya había aprobado por su parte un paquete de 1.000 millones de dólares en garantía de préstamos para las nuevas autoridades de Ucrania, sin incluir ninguna referencia al asunto del FMI.

"Como el presidente de la Cámara (el republicano John Bohener) ha dicho todo el tiempo, éste es el único camino para que Ucrania reciba la ayuda que necesita tan rápido como sea posible", afirmó Michael Steel, un portavoz de Boehner, en un comunicado.

Con la retirada de esa disposición por parte de los demócratas en el Senado, la aprobación del paquete de ayuda parece que no enfrentará más problemas y se espera que sea sometido a voto por el pleno del Senado esta noche o mañana.

El Gobierno del presidente Obama intenta desde principios de este mes convencer al Congreso de que incluya la reforma del FMI de 2010, aún sin ratificar en EE.UU., en su paquete para Ucrania, con el argumento de que el Fondo tendría así más capacidad para prestar recursos a las autoridades ucranianas.

Estados Unidos es el único país que no ha aprobado la reforma del sistema de cuotas en el Fondo, acordada en 2010, y dado que es el miembro con mayor poder de voto, ésta se encuentra estancada desde entonces.

Hoy, la directora gerente del organismo, Christine Lagarde, volvía a instar al Congreso de EE.UU. en un editorial en el diario The Wall Street Journal sobre la necesidad de aprobar la reforma.

"La capacidad constante del FMI para enfrentar luchas económicas y crisis financieras depende de su aprobación", advirtió Lagarde.

Lagarde recordó que estas reformas no supondrían "riesgos adicionales" para el contribuyente estadounidense, ya que sería simplemente transferir de una cuenta provisional a una permanente los 63.000 millones de dólares pactados.

Mediante esta reforma, que permitiría doblar la capacidad de préstamo de la institución internacional hasta los 700.000 millones de dólares, se trata de otorgar mayor peso específico en el FMI a las economías emergentes como reflejo de su creciente papel global.

La Administración Obama argumenta que, de ratificarse la reforma en el seno de la institución, Ucrania podría recibir más préstamos del Fondo.