Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXXON VALDEZ

Alaska sigue sin recuperarse del derrame del Exxon Valdez 25 años después

Imagen de archivo de la costa de Alaska con petróleo vertido por el buque-cisterna estadounidense "Exxon Valdez" que encalló en un arrecife, al tratar de evitar chocar con un iceberg, en el estuario de Prince Willian Sound, en Valdez (Alaska). EFEArchivo Ampliar foto
"EXXON VALDEZ" - Valdez (Alaska), 25-3-1989.- Vista aérea de la costa de Alaska con petróleo vertid  Imagen de archivo de la costa de Alaska con petróleo vertido por el buque-cisterna estadounidense "Exxon Valdez" que encalló en un arrecife, al tratar de evitar chocar con un iceberg, en el estuario de Prince Willian Sound, en Valdez (Alaska). EFE/Archivo EFE

El derrame del petrolero Exxon Valdez en Alaska sigue siendo "casi tan tóxico" como semanas después del accidente ocurrido hace 25 años, según coincidieron hoy ecologistas, pescadores y especialistas en vertidos.

"El daño persiste", subrayó hoy en una rueda de prensa Rick Steiner, quien ha participado en la campaña para la recuperación de la costa de Alaska después del gigantesco derrame de 257.000 barriles de crudo ocurrido el 24 de marzo de 1989.

Un cuarto de siglo después y pese a los 2.000 millones de dólares gastados por Exxon Mobil para limpiar la zona dañada, se ha recuperado menos del 7 % del crudo, según Steiner.

El especialista explicó que las gélidas temperaturas de Alaska dificultan la disolución del petróleo.

La opinión de Steiner coincide con la del Oil Spill Trustee Council, un organismo oficial integrado por tres representantes del estado de Alaska y tres del Gobierno federal.

"Una de las revelaciones más sorprendentes de la investigación financiada por el Trustee Council en los últimos diez años es que la persistencia del petróleo (...) es casi tan tóxica como lo era en las primeras semanas tras el derrame", señala el organismo en su página web.

El desastre producido a raíz de que el buque Exxon Valdez encallase en la bahía del Príncipe Guillermo, en Alaska, solo ha sido superado en la historia estadounidense por el ocurrido en el Golfo de México en el año 2010 a raíz de la explosión de una plataforma petrolífera operada por British Petroleum (BP).

Steiner consideró especialmente trágica la situación de algunas especies, como las ballenas orcas AT1, una manada genéticamente exclusiva de Alaska llamada a la extinción al haber muerto todas sus hembras.

En la misma rueda de prensa, convocada por el 25 aniversario del derrame del Exxon Valdez, habló el pescador Dune Lankard, de la tribu indígena Eyak, quien afirmó que la "forma de vida de pesca salvaje desapareció de la noche a la mañana".

Lankard aseguró que los bancos de salmones salvajes y arenques "nunca se han recuperado del todo" y lamentó el que "una parte del océano" muriese aquel Viernes Santo de 1989.

Cindy Shogan, directora ejecutiva de la Federación de las Tierras Salvajes de Alaska, mencionó que los intentos fallidos de explotación cerca de la isla de Kodiak en Alaska de la petrolera Shell demuestran que "ninguna compañía está lista para realizar perforaciones en el duro e impredecible clima del Ártico".