Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair se resigna a vender billetes de avión a través de las agencias de viajes

La 'low cost' cierra un acuerdo con el grupo Travelport para captar pasajeros de negocios

Michael O'Leary, en una conferencia de prensa en enero.
Michael O'Leary, en una conferencia de prensa en enero. REUTERS

Ryanair siempre había presumido de ser una de las pocas aerolíneas del mundo capaz de vender billetes sin la ayuda de las agencias de viajes. Ahora, después de ver cómo su cuota de mercado se resiente en algunos países, la compañía dirigida por Michael O'Leary ha renunciado a vender pasajes únicamente a través de su web y ha llegado a un acuerdo con Travelport, uno de los principales gestores de reservas aéreas, para facilitar la compra de asientos en sus aviones y atraer a más pasajeros de negocios.

"La combinación de las tarifas bajas de Ryanair, la amplia red de rutas en aeropuertos principales y secundarios y la gran cuota de mercado en la mayoría de los principales mercados de viaje de Europa, permitirá a Ryanair y Travelport ofrecer una plataforma de viajes de negocios importante, permitiendo a las empresas más grandes de Europa ahorrar tiempo y dinero al volar con Ryanair", ha indicado la low cost en un comunicado distribuido este martes.

El acuerdo con Travelport, rival de la española Amadeus en gestión de reservas de billetes, pone fin a una de las señas de identidad de la aerolínea, que en su día declaró la guerra a agencias online como Edreams y Rumbo para evitar que vendieran sus billetes. Una herramienta informática llamada screen scraping permite a estas empresas acceder a las páginas web de decenas de aerolíneas en todo el mundo para capturar las tarifas y ofrecerlas todas en una sola pantalla. A cambio, cobran al comprador del billete un cargo extra en concepto de gasto de gestión, una práctica que nunca gustó a la low cost irlandesa.

La aerolínea está cambiando su estrategia para mejorar la atención al cliente

Ni siquiera el exitoso modelo de Ryanair, que en España se ha convertido en la primera aerolínea por pasajeros por sus precios ultrabajos, se ha librado de tener que cambiar. El aumento de la competencia en el sector del bajo coste ha forzado a la compañía, cuya política de atención al cliente no es precisamente la mejor puntuada de Europa, a mejorar su trato con el pasajero. Además, el pasado mes anunció pérdidas de 35 millones de euros durante el tercer trimestre del año fiscal (octubre-diciembre).

Para remontar, la aerolínea ha introducido algunos cambios para mejorar "la experiencia de los clientes", como asignar asientos en sus vuelos, permitir un segundo vuelto de mano gratis, introducir tarifas flexibles para cambiar de vuelo y bajar el volumen de la megafonía de los aviones.

El acuerdo con Travelport es un paso más. "Más del 22% de estos pasajeros ya eligen Ryanair para sus viajes de negocios y esperamos que este porcentaje crezca a medida que esta asociación va a permitir a los departamentos de viajes y empresas tener un acceso incluso mayor a las tarifas bajas de Ryanair y a toda su red de rutas, asegurándoles un ahorro de millones de euros en gastos de viajes cada año", afirma el director de marketing de la aerolínea, Kenny Jacobs, en el comunicado.

Ryanair ya anunció en septiembre pasado que estaba buscando socio para vender billetes a través de agencias. Seguía así los pasos de una de sus rivales, la británica Easyjet, que ya puso a la venta sus billetes a través de las agencias de viajes gracias a un acuerdo firmado en 2012 con Amadeus.