Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El automóvil vuelve a respirar

El optimismo y las previsiones de aumento de ventas, aunque moderadas, toman el Salón de Ginebra

Vista de uno de los expositores del Salón del Automóvil de Ginebra celebrado esta semana.
Vista de uno de los expositores del Salón del Automóvil de Ginebra celebrado esta semana. Efe

Europa. No está el sector del automóvil para tirar cohetes, pero hay signos de recuperación en un negocio donde la correlación con el PIB es notable. Fábricas y concesionarios sufren cuando sufre la economía, y tiran cuando tira la economía. Pero porcentajes aparte (la Comisión Europea prevé un crecimiento de 1,2% para este año en la zona euro), las señales de mejora son visibles estos días durante el Salón Internacional del Automóvil que se celebra en Ginebra (Suiza), la cita europea más importante del año, que arrancó el pasado martes y se prolongará hasta el día 16.

Por ejemplo, los fabricantes han presentado una veintena de prototipos, coches que no siempre llegarán a los concesionarios, pero que son fruto de grandes inversiones que alguien —en una industria cuya producción en Europa tocó fondo en 2009— ha decidido retomar después de una pausa de cuatro años aguantando la respiración mientras las ventas se desplomaban. La capacidad productiva en las plantas europeas es de 18 millones de unidades y 2013 se cerró con 13. Además de los concept cars, en los amplios espacios del recinto ferial Palexpo las marcas presentan 75 nuevos modelos que ya están a la venta.

El informe anual dado a conocer el pasado miércoles por la OICA, la patronal internacional del sector, indica que las ventas volvieron a caer en Europa un 2% en 2013. Aunque no en todos lados: siguieron bajando en Francia, Alemania e Italia; pero remontaron en Portugal, Reino Unido y España (722.000 unidades cuando en 2006 se habían despachado más de un millón y medio). En el capítulo de previsiones, la organización prevé que este 2014 las ventas remonten hasta aumentar un 3% en el continente.

La patronal OICA prevé que las ventas repunten un 3% en Europa

Será un repunte lento, advierten los expertos, y no con la misma intensidad en todos los países. En España la clave es que el mercado ha caído tantísimo que no puede hacer otra cosa que remontar, vienen a decir. “Al no ser un producto de primera necesidad, hay mucha demanda latente o retrasada, el parque se ha envejecido y el crecimiento se situará en torno al 10% si no hay sorpresas”, apunta el consultor especializado, José Antonio Bueno. El profesor del IESE Pedro Nueno añade que el mercado del automóvil, “al ser cíclico, como el de la vivienda, suele ir más allá del PIB, de modo que cae más y también sube más”, y alude también a la demanda retenida y al “plantel de novedades presentadas por las marcas” como señales de la recuperación. Dentro de las “expectativas esperanzadoras”, sobre el mercado español, el socio responsable del sector de automoción de la consultora KPMG, Francisco Roger, menciona también “el esfuerzo de las financieras de marca, los planes PIVE de ayudas del Gobierno y las expectativas de compra de alquiladores y empresas”.

¿Y qué se venderá? Si hacemos caso de las novedades del Salón de Ginebra, serán coches pequeños para la ciudad (el nuevo Twingo de Renault, el Peugeot 108, el Citroën C1 o el Toyota Aygo); coches de superlujo inmunes a la coyuntura económica (el Grupo Volkswagen presentó el Lamborghini Huracan), y SUV, los todoterrenos urbanos que lideran las ventas en la mayoría de países europeos, como el Volkswagen T-Roc desvelado por la marca del consorcio alemán o el Citroën C4 Cactus, que se fabricará en España. Serán siempre vehículos más eficientes energéticamente, con versión híbrida en algunos casos.

Los expertos analizan el porqué de estos tres grandes éxitos. Los coches pequeños tienen salida “por su precio y por el bajo consumo y coste de mantenimiento”, argumenta Roger; los SUV arrasan “y tienen recorrido”, por un cúmulo de razones, como “su imagen, el confort, el tamaño o las prestaciones que ofrecen”; en el caso del lujo, funciona al margen de la crisis.

La demanda retenida en España provocará una subida del 10%

El experto de KPMG también subraya el hecho de que “los modelos están ampliando sus gamas para adaptarlas a las necesidades de cada consumidor gracias a los modelos constructivos sobre una misma plataforma”. Es el caso de Seat, que en esta edición del Salón de Ginebra —a la que este diario acudió invitado por la marca— ha presentado un nuevo León de la tercera generación del modelo, del que se han vendido 102.000 unidades desde finales de 2012. Tras el lanzamiento del restiling del modelo básico, lanzó el tres puertas, luego el ST (familiar), y ha presentado ahora el Cupra (deportivo). Una familia que se ensambla entera en la misma línea de producción de la fábrica de Martorell (Barcelona).

El grupo Volkswagen, al que pertenece Seat, es quien más avanzado tiene el sistema de producción por plataformas. Y pese a esto quiere dar un paso más. El presidente del consorcio, Martin Winterkorn, presentó en Ginebra la estrategia de futuro del conglomerado, que pasa por “adaptar los esfuerzos de la industria” a “los cambios que exigirá la movilidad del futuro y del mundo digital”. Winterkorn se refirió al “desafío que supone que la industria se adapte más rápido a los clientes, con ciclos más cortos de vida de los modelos que exigirán también más rapidez” en su diseño y fabricación. En su intervención en la Volkswagen Night, donde las marcas del grupo presentan sus novedades, el presidente lanzó interrogantes como “si cada modelo debe tener su sucesor”, pero aseguró: “No nos da miedo el desafío porque el sistema modular hace posible que construyamos más rápido y modelos de nicho más rentables”.

Capítulo aparte merecería el coche conectado, en el que las compañías están invirtiendo enormes cantidades y dan pasos de gigante. En Estados Unidos ya se están haciendo pruebas con los self driving car, que conducen solos, recuerda Francisco Roger, que señala que el nivel de conectividad es notable “incluso en modelos de gama media y baja”.

El responsable de Vehículo Conectado del Centro Técnico de Seat, Roger Giralt, explica que el salto se produce entre poder conectar dispositivos en el coche (USB, GPS, teléfono) y “conectar el coche con el entorno y que lo que podamos hacer con estos dispositivos desde el coche se haga de forma segura”. Conectarlo, con la Red, las infraestructuras y el resto de vehículos que circulan. Una encuesta presentada la semana pasada por la patronal española Anfac y la consultora Accenture mostraba que para el 66% de los conductores pesa más la tecnología que el rendimiento a la hora de comprarse un coche.

Sin noticias del todoterreno de Seat

La expectativa de que Seat tenga un SUV o todoterreno urbano sigue siendo eso, una expectativa. Del rumor de que el Grupo Volkswagen adjudicaría un modelo de este segmento a la fábrica de Martorell bajo el mandado del anterior presidente, James Muir; se pasó a la postura del actual, Jürgen Stackmann, que afirma que lo importante no es tanto fabricar el coche como que Seat lo tenga en su catálogo. La sorpresa ha sido que en el Salón de Ginebra el consorcio alemán ha presentado el prototipo de un SUV, llamado T-Roc... de la marca Volkswagen, que ya tiene otro, el Tiguan.

Mientras el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero (UGT), mostraba su “cabreo” por la falta de comunicación interna en la multinacional, Stackmann se mantuvo en apariencia impasible y repitió como otras veces que “lo importante es que Seat tenga un SUV” y que “la decisión del grupo se tomará cuando se tenga que tomar”. A la marca española le vendría como agua de mayo un nuevo modelo, porque su gama es muy limitada. Despacha con éxito los modelos Ibiza, León y Alhambra, pero el Exeo se deja de fabricar y no tiene relevo; y el Altea ya tiene 10 años y necesitaría un rediseño. En números rojos desde 2008, Seat vendió en 2013 un total de 355.000 coches y ajustó plantilla. El detalle de los resultados se publicará en dos semanas.