Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol aboga por enterrar el hacha de guerra en su conflicto interno con Pemex

Brufau confirma su deseo de destinar los fondos de la indemnización de YPF a compras

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. EFE

Apenas 24 horas después de asestar un golpe a su accionista más rebelde, la petrolera Pemex, el presidente de Repsol ha escenificado este miércoles su voluntad de enterrar el hacha de guerra. Durante la conferencia con analistas, Brufau ha afirmado que pese a las duras críticas vertidas por la mexicana ha ofrecido a Pemex "analizar todas las oportunidades para cooperar".

"Ayer intentamos mejorar nuestra relación con Pemex en el consejo, tenemos un acuerdo industrial con Pemex que no ha sido desarrollado hasta ahora, y he ofrecido al representante de Pemex que se siente con la compañía para comenzar a analizar todas las oportunidades para cooperar", ha dicho el máximo responsable de la petrolera en la conferencia en la que ha comentado los resultados.

El Consejo de Administración de Repsol acordó este martes proponer a la junta de accionistas un blindaje contra una posible separación de negocios y un reforzamiento de los deberes de lealtad de los consejeros. Ambas medidas tenían a Pemex, accionista destacado de la compañía, como destinatario. Según reveló EL PAÍS, la mexicana votó en contra de ese cambio estatutario, tal y como indicaron en fuentes cercanas al consejo.

En otro gesto para contentar a sus accionistas, Repsol aprobó un programa de recompra de acciones para su amortización por 500 millones de euros, compensando en parte la dilución que producen las ampliaciones de capital para el pago del dividendo en acciones establecido en los últimos ejercicios.

Las recompras de acciones para su amortización, que continuarán más allá de 2014, retribuye a los accionistas pero con un mejor tratamiento fiscal y los principales beneficiarios de la medida serán la propia Pemex, que posee un 9,5% de Repsol, La Caixa, que tiene un 12% del capital y Sacyr, que posee otro 9,5%.

Por otra parte, Brufau confirmó que la petrolera va a destinar a su división de exploración y producción el 75% de los 3.600 millones de euros que invertirá en 2014 mientras analiza objetivos de compra en países de la OCDE. La petrolera española emplearía para estas potenciales compras los fondos que obtenga de la indemnización de Argentina por la expropiación del 51 por ciento de su filial YPF.

"De aquí a dos años deberíamos ser capaces de recuperar el valor nominal, los 5.000 millones de dólares, más el dinero de la participación del 12%, con lo que alcanzaríamos un nivel de entre 6.000 y 6.500 millones de dólares", ha afirmado el presidente de la petrolera española. A esta cifra podrían sumarse hasta otros 5.500 millones de euros de una posible venta de su participación en Gas Natural, aunque Repsol ha dejado claro que no venderá si no encuentra activos con un retorno mejor que la gasista. "Tenemos una buena posición de liquidez y tenemos las acciones de Gas Natural", ha añadido en declaraciones recogidas por Reuters.