Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO advierte a Coca-Cola de que no pactará los cierres e impugnará el ERE

El sindicato adelanta que las negociaciones terminarán sin acuerdo al acabar el plazo el viernes

Los trabajadores de Coca-Cola, en una concentración en Madrid contra el cierre de plantas y el ERE planteado por la empresa.
Los trabajadores de Coca-Cola, en una concentración en Madrid contra el cierre de plantas y el ERE planteado por la empresa. EFE

Los sindicatos ya advirtieron de que, pese a que la embotelladora de Coca-Cola ha decidido cambiar los despidos por bajas incentivadas, no tienen intención de pactar. Y se mantienen en su postura. CC OO ha reiterado esta mañana su intención de finalizar sin acuerdo el periodo de consultas del expediente de regulación de empleo (ERE) para 1.190 empleados de Coca-Cola Iberian Partners, ya que la compañía mantiene su intención de cerrar cuatro de sus 11 fábricas españolas. "Por muchas mejoras económicas que introduzca la compañía no vamos a pactar mientras encima de la mesa haya cierres y destrucción de empleo", ha adelantado el secretario general de Feagra-CC OO, Jesús Villar, que ha asegurado que si la compañía aplica finalmente el ERE sin llegar a un pacto impugnarán el expediente.

Tras la reunión que mantuvieron el miércoles con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el sindicato espera que el Gobierno aplique el artículo 51 de la reforma laboral, en el que se contempla la intervención de la autoridad laboral en caso de "irresponsabilidad" de la empresa. En una rueda de prensa, Villar, junto al secretario de Acción Sindical del sindicato, Ramón Górriz, ha señalado que los cuatro cierres previstos por la compañía de embotellado de Coca-Cola (las plantas de Fuenlabrada, Palma de Mallorca, Asturias y Alicante) son injustos y podrían evitarse con un plan industrial con el que se reorganice la producción en todos los centros.

"Además, el cierre de Fuenlabrada supone un doble castigo, porque aunque hablan de recolocaciones, no es realista, ya que las otras fábricas están a cientos de kilómetros", ha considerado Villar, que ha señalado que el plan de clausuras no responde a motivos económicos. "Fuenlabrada tenía el convenio colectivo un día antes de anunciar su cierre. Y se habían hecho inversiones por valor de 18 millones de euros. Después de eso, decir que van a cerrar denota una clara falta de planificación y la confirmación de que los motivos no son económicos", ha opinado.

Coca-Cola Iberian Partners, empresa que elabora y envasa el popular producto estadounidense para España, Andorra y Portugal, anunció a finales de 2013 su intención de reorganizar la producción. La compañía es el resultado de la fusión de siete empresas que disponían de licencia para embotellar Coca-Cola. Anunció el cierre de cuatro de sus 11 plantas y un ERE para 1.250 empleados, que finalmente ha reducido a 1.190 afectados, entre recolocaciones y salidas.

Presión a la imagen de la compañía

Además, lo que en principio iban a ser cerca de 500 despidos con una indemnización de 30 días por año trabajado y 18 meses de tope se convirtió hace dos días en un plan de salidas voluntarias, con prejubilaciones desde los 56 años y bajas incentivadas con indemnizaciones de 45 días por año trabajado con un límite de 42 mensualidades. Con la oferta, la empresa pretendía evitar que las protestas de los trabajadores siguieran presionando la imagen de la compañía. Sin embargo, los sindicatos insisten en que no aceptarán ninguna oferta económica si la embotelladora no ceja en su intención de cerrar fábricas.

"El ERE tiene defectos de forma, pero sobre todo de fondo", defiende Villar. "No entendemos cómo la empresa no es capaz de devolverle a este país todo el esfuerzo que ha recibido", ha lamentado. Górriz ha señalado que el expediente es resultado de la reforma laboral del PP, que permite que empresas con beneficios sigan destruyendo empleo. ""Ese no es el modelo económico que necesita este país", ha apuntado. de ahí, justifica CC OO, que hayan decidido no ceder a la oferta de la empresa mientras suponga destrucción de empleo y de tejido industrial. "Vamos a mantener la pelea. Mañana no acaba esto. Empieza una nueva etapa. Impugnaremos el ERE. Y acudiremos a un juez más importante: el consumidor", ha avisado Villar, que asegura que movilizarán contra los cierres a "todos los trabajadores y toda la sociedad".