Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pastor prevé que el AVE del desierto abra la puerta a más obras en Arabia Saudí

Las empresas lucharán por nuevas líneas de tren y metro

La ministra destaca que las obras marchan según la previsto

Villar Mir advierte del riesgo de retrasos por el consorcio chino

El Gobierno y las empresas españolas creen que la línea de AVE de Medina a La Meca puede ser una excelente tarjeta de presentación para optar a nuevos proyectos en Arabia Saudí, uno de los países con planes de infraestructuras más potentes en el ámbito ferroviario. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha visitado este sábado las obras que acomete un consorcio español liderado por Adif, Renfe, Talgo y OHL, que ganó en 2011 el concurso para la construcción de la vía y la explotación de la línea por un periodo de 12 años, ampliables a 17.

En Arabia Saudí, empresas españolas están construyendo el AVE de La Meca a Medina, pero también el metro de Riad, un proyecto liderado por FCC, las dos mayores adjudicaciones de las empresas españolas en el extranjero. "En un futuro muy próximo, el Gobierno de Arabia Saudí va a iniciar otras obras que son también muy relevantes: varios proyecto de metro, en la Meca, en Yeda, la explotación de la línea más importante del país, la Norte-Sur, y también el otro gran proyecto que va a comunicar el Golfo Pérsico con el Mar Rojo. Por tanto, esos proyectos también son futuro y ahí estarán las empresas y los tecnólogos españoles", señaló la ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su visita a las obras.

El Gobierno y las empresas españolas son conscientes de que en el país son muy importantes las relaciones de confianza y por ello consideran vital que la construcción del denominado AVE del desierto vaya bien, más aún si cabe tras los problemas de las obras de ampliación del Canal de Panamá, problemas a los que la ministra no quiso referirse hoy.

Las obras planificadas para el futuro son una línea de Norte a Sur de unos 2.400 kilómetros y otra de este a oeste (de Riad a Yeda) de cerca de 1.000 kilómetros, además de los metros de La Meca y Yeda. No son vías de alta velocidad y empresas como Adif, Renfe y CAF están interesadas en los proyectos.

Pastor se deshizo ayer en elogios con las obras de la línea de La Meca a Medina. "Para España, que el Ave del desierto empiece a ser ya una realidad, que haya empresas españolas que hayan hecho posible que el Ave Meca-Medina vaya adelante es una gran satisfacción. El estado de las obras está avanzando, y además lo está haciendo sin ningún problema técnico, con grandes profesionales españoles. Por ello, nuestra satisfacción de ver que las obras avanzan a buen ritmo, que no hay ningún problema técnico y que el Gobierno de Arabia Saudí está muy contento con el trabajo que están haciendo las empresas de ingeniería españolas. A mí me gustaría destacar desde aquí, desde Arabia Saudí que España hoy es líder mundial en infraestructura ferroviaria, porque tiene los mejores técnicos del mundo, los ingenieros mejor formados y los mejores profesionales", señaló en unas declaraciones en la zona que los ingenieros de la obra llaman "la base fantasma", porque no estaba prevista inicialmente.

40.000 millones en contratos

La ministra destacó que el año 2013 "se ha cerrado con contratación en todo el mundo de empresas españolas por valor de 40.000 millones de euros, que es un récord en la historia de la ingeniería española".

Pastor aseguró que las obras van todas con los plazos que tienen comprometidos y que las empresas españolas están haciendo su trabajo según los compromisos que tienen adquiridos. El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, también presente en la visita, a la que el consorcio invitó a medios españoles, entre ellos EL PAÍS, advirtió sobre posibles riesgos si el consorcio chino que se encarga de construir la plataforma retrasa sus entregas.

"En esta obra no tenemos la menor preocupación, hemos hecho y seguimos haciendo alta velocidad en el mundo, tenemos mucha experiencia, todo el equipo es de construcción y diseño de OHL, lo hemos utilizado en otras obras y no nos preocupa. La única preocupación que tenemos es que el ferrocarril se hace sobre una plataforma, un terraplén ya alisado que se nos entrega para que encima hagamos el ferrocarril. Esa plataforma la está haciendo una empresa china y de hecho está retrasada. La única pega que tenemos en cuanto a plazo es cuándo se nos va entregando la plataforma, porque desde que se nos entrega la plataforma, esto va como un cohete, tenemos todos los trabajos programados, no tengo ninguna preocupación sobre el exacto cumplimiento de calidades y plazos", explicó.

El consorcio español solo ha recibido 100 kilómetros de plataforma de los 450 de la línea y además, según Villar Mir, no están en estado óptimo: "Lo que nos han entregado hasta ahora ha tenido defectos en la construcción que tenemos que estar salvando al hacer el tendido de la vía encima. Lo ideal sería, como dice el proyecto, que la plataforma fuera absolutamente plana, que fuese un tendido regular, y cuando vemos defectos lo vamos corrigiendo".

"Por ahora no hay ningún retraso, tenemos tiempo suficiente, sin duda, para hacer la obra en los plazos contratados. Indudablemente, si la entrega de la plataforma se retrasar, llega un momento en que retrasaría el final. De los 450 kilómetros, a día de hoy, lo que se ha entregado es solo 100 kilómetros. Si la entrega se retrasa, a la fuerza se retrasará el final de la obra, pero no porque tardemos más, sino porque podamos empezar más tarde", añadió el presidente de OHL.

Obras en marcha

La visita a la obra se ha centrado en un tramo entre Yeda y Medina de 100 kilómetros, donde el consorcio español está desarrollando los trabajos de montaje de vía más avanzados y otras labores técnicas, como el izado de los postes que soportarán la catenaria que suministrará energía a los trenes; o iniciando, por ejemplo, los trabajos del tendido de la vía en placa, allí donde se ha optado por este sistema, por el tipo de terreno de carácter desértico y para un mantenimiento más sencillo.

Por otra parte, el Consorcio realiza otras tareas relacionadas con su participación en el proyecto, como la construcción de talleres para el mantenimiento de los trenes; la elaboración de normativa de seguridad en la circulación o la preparación de la explotación de las futuras estaciones.

El Consorcio Al Shoula, adjudicatario de la Fase 2 del proyecto Haramain High Speed Railway por 6.736 millones de euros, está formado por 14 empresas, 2 saudíes y 12 españolas. El Consorcio está formado por las empresas públicas Adif, Ineco y Renfe, las empresas privadas Cobra, Copasa, Consultrans, Imathia, Inabensa, Indra, OHL, Siemens y Talgo, y las saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El proyecto para la construcción de alta velocidad que unirá las ciudades de La Meca y Medina, que supone el mayor contrato internacional conseguido por empresas españolas (6.736 millones de euros), incluye el diseño y la construcción de la vía y sistemas, el suministro de 35 trenes, y la operación y mantenimiento de todos los elementos de la línea durante 12 años.