Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sacyr y Panamá buscan vías para intentar desatascar la crisis del canal

La constructora sube un 2,4% en Bolsa ante la posibilidad de que se retomen las negociaciones

Vista panorámica de las obras de ampliación del Canal de Panamá
Vista panorámica de las obras de ampliación del Canal de Panamá EFE

Las negociaciones para buscar una solución a la disputa abierta entre el consorcio responsable de las obras de ampliación del canal de Panamá —liderado por la constructora española Sacyr— y sus administradores por los sobrecostes del proyecto están formalmente rotas. Pero las partes mantienen contactos informales con el objetivo de tantear la posibilidad de retomar el diálogo y acabar la obra en 2015 como está previsto.

Mientras fuentes del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) reiteraban este jueves su voluntad negociadora, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) afirmaba que esperaba que en las próximas horas las empresas plantearan una nueva propuesta para resolver la financiación de un sobrecoste en las obras que el consorcio cifra en 1.600 millones de dólares (1.200 millones de dólares), o bien le comunicaran su decisión de retirarse definitivamente del proyecto. Una fuente de la ACP informó de que los ejecutivos del consorcio —integrado, además de Sacyr, por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana— “están mandando señas de que quieren mandar una propuesta”.

La ruptura que escenificaron el miércoles las partes no parecía tan insalvable este jueves. La crisis por la paralización de las obras parece haber entrado en una pausa. El embajador de Panamá en España, Roberto Eduardo Arango, afirmó que “podría haber una ventana de oportunidad” para un eventual acuerdo. “Las negociaciones están interrumpidas, pero no se ha puesto el punto final”, dijo. Una fuente cercana a los negociadores confirmaba a Reuters que abogados de las partes trabajaban para reabrir las negociaciones. Los inversores se mostraron más esperanzados: Sacyr subió este jueves en Bolsa un 2,4%, tras el desplome del 7% de la víspera.

La ACP exige a GUPC que reanude las obras. Durante dos semanas de negociaciones entre la Autoridad y el grupo, del 20 de enero al 4 de febrero, “los niveles de producción bajaron al 25%”, por lo que el miércoles “casi todas las actividades habían cesado”, precisó la ACP en un comunicado la noche del miércoles. El administrador de la Autoridad, Jorge Quijano, manifestó que “la ACP mantiene la puerta abierta para encontrar una solución razonable dentro del contrato”.

Las próximas horas serán cruciales para determinar si la ACP regresa a la mesa de negociaciones o rescinde el contrato valorado en 3.118 millones de dólares (2.300 millones de euros) que firmó en 2009 con el conglomerado, en el que la española Sacyr y la italiana Impregilo son socios mayoritarios, con 48% de las acciones cada una.

En juego está la ampliación de una de las rutas marítimas más importantes del mundo y una vía esencial para Panamá. El proyecto permitirá que atraviesen el canal barcos con 12.000 contenedores, frente al límite actual de 4.000 contenedores. El consorcio ha advertido de que si no hay un acuerdo para financiar los sobrecostes, se pondrá en riesgo el proyecto y 10.000 empleos. La ACP insiste en que, sea como sea, terminará la obra en la fecha prevista, 2015, bien sola o bien con la ayuda de otras constructoras.

Los 10.000 empleados que trabajan en la ampliación siguen a la espera. “Hay una gran incertidumbre y vamos a estar vigilantes”, advirtió Norberto Valencia, portavoz del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), la central que aglutina a la mayoría de obreros del Canal. “El consorcio los envió a sus casas y les garantizó el puesto aunque sin tener que desempeñar funciones por ahora y les dijo que les pagará”, añadió.

Más información