La financiación sigue sin llegar a las compañías

El 75% de las empresas denuncia que el acceso al crédito no ha mejorado

Reunión de Rajoy con los principales directivos en julio pasado
Reunión de Rajoy con los principales directivos en julio pasadoDIEGO CRESPO

Por mucho que la famosa prima de riesgo se haya reducido el acceso a la financiación sigue siendo el principal quebradero de cabeza de los directivos. Los mayores prestamistas del tejido empresarial español son los bancos, no los inversores internacionales, y las entidades siguen sin abrir el grifo del crédito.

El diferencial de rentabilidad extra exigido por los inversores a los bonos españoles frente a los alemanes —considerados más seguros— ha pasado de los 300 puntos básicos en julio pasado a los 200 puntos actuales. Esta percepción de mayor solvencia de la deuda pública se ha trasladado al sector privado al abrir una ventana en el mercado para que las grandes empresas puedan colocar bonos con un coste mucho más reducido que hace un año. Sin embargo, la gran mayoría de los integrantes del Barómetro Empresarial que elabora Deloitte son compañías de tamaño medio y pequeño, es decir, su principal línea de financiación es bancaria, y esto explica que un 75% no haya notado una mejora del acceso al crédito durante el segundo semestre de 2013.

Una mayoría de directivos sigue suspendiendo al Gobierno de Rajoy

En este periodo de tiempo ha mejorado ligeramente la opinión de los empresarios respecto al Gobierno del Partido Popular, sin embargo, una mayoría de los participantes en esta encuesta siguen suspendiendo al Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy. En concreto, aumentan del 15% al 20% los directivos que valoran positivamente la labor del Gobierno en las cuestiones que económicamente pueden afectar a su empresa. Por su parte, los que consideran “mala o muy mala” la gestión representan el 52% frente al 53% registrado en julio pasado. El 28% de los encuestados se muestra indiferente respecto a esta cuestión.

Fuente: Deloitte (Barómetro de empresas, consulta noviembre 2013-enero 2014).
Fuente: Deloitte (Barómetro de empresas, consulta noviembre 2013-enero 2014).EL PAÍS

De todas las actuaciones realizadas por el Gobierno, las mejor valoradas por los empresarios son las políticas vinculadas al control de la inflación y la liberalización del mercado laboral, donde un 44% muestra su acuerdo. A continuación, le siguen el fomento de las exportaciones (el 39% ve positiva la gestión en este ámbito). En cambio, las decisiones que registran un mayor desacuerdo siguen siendo las vinculadas a la política fiscal (suscita un rechazo del 77%) y las iniciativas de investigación y desarrollo (un 69%), ambas prácticamente con el mismo porcentaje que en el anterior barómetro.

Cuando se les pregunta a los empresarios si confían en que Rajoy y su equipo sigan adelante con las reformas pese a la mejora del contexto económico, un 62% responde afirmativamente, un 23% cree que el espíritu reformista se frenará y un 15% no sabe/no contesta.

Los empresarios siguen sin ver que España tenga por completo las riendas de su destino. La variable que más afecta a la economía local, en su opinión, es el impacto de la evolución económica del resto de los países europeos; seguida a distancia por las medidas económicas y fiscales que promueve el Gobierno, y la evolución de los tipos de interés.

Fiscalidad e I+D son las políticas peor valoradas por los empresarios

El Banco Central Europeo (BCE) situó en noviembre pasado el precio del dinero en su mínimo histórico (0,25%). Mario Draghi, presidente de este organismo, advirtió en su momento que los tipos se mantendrán en los niveles actuales o más bajos durante un largo periodo de tiempo. Los empresarios, sin embargo, no esperan un abaratamiento adicional del dinero en la primera mitad de 2014. Aunque las presiones deflacionistas están ahí, el 17% de los encuestados creen que Draghi volverá a mover ficha antes de junio próximo.

La previsión de los miembros del barómetro respecto al mercado de divisas es la siguiente: el 50% de los encuestados considera que el euro mantendrá la cotización actual frente al dólar durante el primer semestre; el 25% cree que la moneda europea se apreciará frente a la estadounidense, y el otro 25% restante augura su depreciación.

El precio del petróleo durante la segunda mitad de 2013 se mantuvo estable en una banda de cotización entre los 115 dólares/barril y los 105 dólares. Los directivos no esperan que en los próximos meses el barril de Brent, crudo de referencia en Europa, experimente grandes cambios. De hecho, el 52% de los encuestados prevé que el precio del petróleo se moverá entre los 100 y los 110 dólares en los primeros seis meses de 2014.

Las variables que más influirán en el rendimiento empresarial en España en el semestre actual serán, según los encuestados, la demanda exterior (el 90% cree que su impacto será positivo), la productividad (88%), la demanda interna (64%), los costes laborales (55%) y los costes financieros (45%). Los aspectos con una influencia más negativa serán los costes energéticos, la fiscalidad y el tipo de cambio del euro.

Esta edición del Barómetro de Empresas incluye un capítulo especial dedicado a la digitalización. En opinión de Deloitte, en entornos de incertidumbre económica se hace cada vez más evidente la importancia que tiene para las organizaciones disponer de personal cualificado que maneje los proyectos de digitalización, “procesos complejos de alto valor para la empresa”. Cerca de la mitad de las compañías encuestadas dispone de personal específico desarrollando procesos de digitalización, “una figura profesional que en los próximos años irá ganando relevancia dada la influencia que tienen en la consecución de los objetivos globales de las compañías los proyectos relacionados con el desarrollo de las tecnologías de la información”.

La fortaleza del euro y el coste de la energía son algunos aspectos a mejorar

Las empresas que no dispongan de personal específico se arriesgan, según estos expertos, a adentrarse en un proceso de “desventaja competitiva” respecto a sus competidores y no ser capaces de evolucionar “a la velocidad que demanden los clientes”. El 50% de los participantes del barómetro considera que la estrategia de digitalización de su empresa se sitúa en línea con la de su competencia. El porcentaje de los que se consideran líderes frente a la competencia es de un 20%, siento también el 20% los que valoran como atrasada su estrategia de digitalización.

En lo referente a los beneficios que las iniciativas de digitalización aportan a las compañías, prácticamente la mitad, el 48%, cree que es muy importante la reducción de costes operativos al trasladar la operativa física más costosa a una operativa digital más barata. La iniciativa que se considera prioritaria es el desarrollo o mejora de las capacidad online y la optimización del canal web.

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS