Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Royal Bank of Scotland quita los bonus tras apartar 3.750 millones para litigios

La entidad ya anunció multimillonarias pérdidas en el cierre de 2013 tras la llegada de McEwan

Una oficina del RBS, en el centro de Londres.
Una oficina del RBS, en el centro de Londres. Bloomberg

La entidad nacionalizada Royal Bank of Scotland ha anunciado este lunes que provisionará otros 3.100 millones de libras (3.750 millones de euros) para hacer frente a los numerosos litigios que arrastra, en su mayoría por operaciones con las hipotecas subprime. Además, en consecuencia con este nuevo cargo contra sus resultados, ha avanzado que retirará los bonus a su equipo directivo.

La supresión de los pagos adicionales afecta a ocho altos ejecutivos de la entidad, incluyendo a Chris Sullivan, jefe de la unidad corporativa, y Les Matheson, director en funciones de la división de consumo. El presidente ejecutivo del RBS, Ross McEwan ya había renunciado a los pluses con cargo al ejercicio 2013.

El cargo adicional incluye 1.900 millones de libras (2.300 millones de euros) en multas vinculadas a la venta de 55.000 millones de libras (67.000 millones de euros) en activos respaldados por las famosas hipotecas de alto riesgo. Los tribunales han sentenciado en contra de la entidad con el argumento de que engañó a los compradores sobre la calidad de los préstamos que servían como garantía de los bonos emitidos.

El anuncio de la provisión adicional, además, llega en pleno intento de McEwan por reformar la entidad, proceso en el que está inmerso el RBS y que pasa  por reducir el volumen de activos y rebajar costes. McEwan, quien reemplazó a Stephen Hester el pasado octubre, ya dijo en noviembre que su plan daría lugar a unas pérdidas de 4.500 millones de libras (5.400 millones de euros) en el resultado del cuarto trimestre de 2013. Más de cinco años después de inyectar en el RBS el mayor rescate bancario de la historia, el Gobierno británico todavía está luchando para reducir su participación, que sigue en el 80% del capital.

"Esto parece un intento del nuevo director general de despejar el camino y trazar una línea sobre el asunto", dijo Joseph Dickerson  analista de Jefferies International en Londres. Las acciones de la entidad han caído un 2,2%, hasta los 332 peniques en un mercado a la baja. El Ejecutivo ha dicho que esperará a los 407 peniques para empezar a vender sus acciones.

Tras comunicarse el recargo adicional y el recorte de los pluses, la agencia Standard & Poor's ha indicado que no cambiará su opinión sobre la nota de solvencia de la entidad. La sociedad califica al banco con una nota A- y perspectiva negativa.