Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soria: “Las empresas y operadores del sector eléctrico son juez y parte”

El ministro admite en un acto en EL PAÍS que “en la última subasta no ocurrieron cosas muy distintas” a las anteriores, pero sí “de forma más clara”

El ministro de Industria, José Manuel Soria, en un acto organizado por EL PAÍS
El ministro de Industria, José Manuel Soria, en un acto organizado por EL PAÍS

El informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dejado claro que no existió la “burda manipulación” de la subasta eléctrica que señaló el ministro de Industria, Turismo y Energía, José Manuel Soria. Soria, sin embargo, no solo no parece dispuesto a disculparse con las eléctricas por haberlas señalado por esa manipulación ahora desmentida, sino que vuelve a la carga. “Las empresas que actúan, los operadores, suelen ser juez y parte”, lanzó en un desayuno sobre la industria organizado ayer por EL PAÍS y Siemens, del que se dará amplia cuenta este domingo en el suplemento Negocios.

Soria empezó por admitir que los males del sector eléctrico no son recientes. La herencia, en este caso, viene de más atrás. “El sector de la energía eléctrica es, si me permiten la expresión, endiabladamente complicado por una superposición de normativas de todos los Gobiernos. Esto no viene de los últimos ocho años, sino de los últimos 15 o 20 años. Ahora hay que encauzarlo”, señaló el ministro, que no rehuyó abordar el tema de mayor actualidad de su departamento.

Para ello, argumentó Soria, no basta con las reformas que afectan a la parte regulada de la tarifa. “Hay que encauzarlo haciendo reformas también en la otra parte del sector, que es la parte del mercado porque aunque hay una liberalización del sector en el sentido teórico del término, lo cierto es que en la mayor parte de las ocasiones, las empresas que actúan, los operadores, suelen ser juez y parte”, señaló el ministro.

Las subastas como la de diciembre, que dio lugar a la amenaza de un tarifazo, son, en su opinión una prueba de ello. “Lo hemos visto en las sucesivas subastas que se han ido produciendo en los últimos cuatro o cinco años con el culmen en la última del 19 de diciembre, donde no es que ocurrieran cosas muy distintas de las que ya venían ocurriendo, por cierto, denunciadas, en los sucesivos informes por la Comisión Nacional de la Energía y Competencia, sino que en esta ocasión se dieron de una manera mucho más clara”.

Ocho de las 25 subastas de ese tipo celebradas lo han ido con Soria como ministro. Pese a que reconoce ahora que ese mal funcionamiento había sido reiteradamente denunciado por la CNE, la amplia reforma del sector diseñada por el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, dejó intactas las subastas. Ahora, el ministerio sí planea cambios: “En lo que ya estamos trabajando es en una reforma de la parte que tiene que ver con el funcionamiento de estos mercados para que sean más competitivos”, dijo sin aclarar si se refería solo a las subastas o también al mercado mayorista en su conjunto.

El hecho de que el informe de la CNMC no se refiera en ningún momento a la manipulación no llevó a Soria a hacer ninguna autocrítica por sus palabras. Al revés: “Hubo un primer informe, al día siguiente, donde ya se hablaba de circunstancias atípicas y en el informe de la CNMC ya no solo se habla de circunstancias atípicas, sino de algo más: de que hubo insuficiente concurrencia competitiva y de que se dieron variaciones en los precios con anomalías impropias de mercados eficientes. Yo entiendo que esto pueda no gustar a determinados operadores, pero si una obligación tiene un regulador en cualquier mercado es velar, justamente, para que se cumplan las reglas del mercado y denunciar cuando no se cumplen”. El informe habla efectivamente de “insuficiente presión competitiva”, pero apunta a un mal diseño del sistema, y no a conductas punibles de los participantes.