Los inversores apuestan por Irlanda con fuerza en la primera subasta tras el rescate

El país emite bonos a 10 años con una rentabilidad inferior a la de España al mismo plazo La demanda triplica a la oferta, según estimaciones del mercado comunicadas por Reuters

Irlanda ha cosechado este martes un importante éxito en su primera subasta de bonos tras salir del programa de rescate europeo, lo que es un signo positivo con vistas a su regreso a los mercados de financiación. En la operación, en la que se han sacado al mercado títulos a 10 años a través de lo que se conoce como una subasta sindicada, los inversores han apostado con fuerza por la deuda irlandesa, ya que el volumen de bonos solicitado ha triplicado a la oferta, según Reuters. La última vez que Irlanda emitió a largo plazo fue el pasado mes de marzo de 2013.

El país, que protagonizó en 2010 el segundo rescate de la crisis del euro y ha sido el primer en salir del programa de ayuda, ha colocado deuda por 3.750 millones de euros, según ha informado el Tesoro irlandés. No obstante, tenía margen para haber forzado mucho más la máquina ya que los inversores habían pedido títulos por hasta 9.000 millones. Con tanta demanda, Irlanda ha podido colocar su papel a unos intereses muy moderados que, de nuevo, se han situado por debajo de los que se ve obligado a pagar España al mismo plazo.

Según los datos avanzados por Reuters, los títulos se han emitido con una prima de 140 puntos básicos sobre el nivel de referencia a este plazo. Esto es, una rentabilidad que rondaría el 3,5%. La última vez que el Tesoro español emitió bonos a 10 años tuvo que comprometer un tipo del 4,121%.

"Semejante nivel de demanda refuerza el sentimiento positivo que hay sobre Irlanda", ha declarado a Reuters Ryan McGrath, quien ha añadido que el resultado de la subasta es un buen síntoma para el resto de los países de la perifería del euro que han sufrido estrecheces en el mercado de emisiones en el pasado. Dentro de este grupo, tanto España como Italia han registrado en los últimos días importantes mejoras ante el regreso del apetito por el riesgo entre los inversores.

Sin embargo, todavía queda espacio para nuevas mejoras. En concreto, porque el interés al que se han colocado los bonos se ha situado por encima del tipo al que cotizaban estos mismos títulos en el mercado secundario, que es donde se intercambian los títulos una vez emitidos. A la misma hora de la subasta sindicada, su rentabilidad ha bajado al 3,25%, lo que representa su nivel más bajo desde 2006, mucho antes del inicio de la crisis.

En una colocación sindicada, el Estado contrata a una serie de bancos para que sean ellos los que, tras sondear el mercado, adjudicquen los títulos a los inversores. En las subastas habituales es el propio instituto emisor del Estado el que recibe directamente las órdenes de suscripción.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS