Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia propone subir la luz en torno al 3% a partir de enero

El Gobierno decide este viernes el aumento final de la tarifa tras el informe de la CNMC, que aconseja no fijar un precio único para 2014

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha elevado al Gobierno un informe en el que propone dos opciones para subir la parte liberalizada del recibo de la luz en enero: una del 1,4% y otra del 2,9%. Si el Ejecutivo decide seguir la recomendación de la CNMC, la subida final que deberán afrontar los usuarios estará entre el 2% y el 4%, incluyendo el aumento de la parte regulada del recibo.

Una mala noticia para el consumidor dado el escenario de salarios y prestaciones congelados o a la baja, aunque al mismo tiempo sea un alivio si se tiene en cuenta que el aumento previsto en un principio era del 11%, hasta que el Gobierno intervino el precio de la energía.

La fórmula elegida sería provisional, pero podría sustituir el método definitivo durante el próximo año

El incremento real se decidirá este viernes en el Consejo de Ministros tras la propuesta que presente el Ministerio de Industria. El informe de la CNMC no es vinculante por lo que Industria, que solicitó por carta al organismo que preside José María Marín que hiciera la recomendación, puede respetarlo o desecharlo.

La CNMC ofrece dos fórmulas alternativas, cuya aplicación en enero arrojaría subidas del 2,9% o del 1,4%. La primera opción utiliza como referencia el precio del mercado eléctrico de futuros del último trimestre (de octubre a diciembre de 2013), mientras que la segunda usa como base de cálculo el último semestre (de julio a diciembre de 2013). Si se aplica la primera fórmula, el coste estimado de la energía para la revisión de enero supone un alza del 7,26% que se traduciría en una subida del 2,9% en la factura del consumidor, al suponer un 45% sobre el total de la tarifa. Si se toman los seis últimos meses el aumento de la energía será del 3,47%, lo que repercutiría en el recibo en una subida del 1,4%.

En todo caso, el Gobierno tendrá que decidir también si aumenta la parte regulada de la tarifa que no contempla la propuesta de la CNMC y que supone el 55% de la tarifa final. El ministro de Industria, José Manuel Soria, adelantó que esa parte subiría como máximo un 0,9%, aunque se maneja una subida del 0,5%. De mantener esa postura, tendría que sumarse a la parte no regulada. De esta forma, el incremento real que deben asumir los 18 millones de consumidores acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR), la más usual, estaría en torno al 3%, y en cualquier caso en la horquilla entre el 2% y el 4%.

La fórmula elegida, si el Ejecutivo se decanta por alguna de las dos propuestas de Competencia como es previsible, será provisional, pero puede extenderse durante todo el próximo año, sustituyendo el método de la subasta eléctrica, que deberá ser derogado, ya que hasta el momento solo se ha anulado una puja.

La CNMC admite que el método recomendado pueda ser prorrogado a lo largo de todo el año que viene, considerando siempre el último trimestre o los dos últimos trimestres para el cálculo del precio de la TUR cada tres meses, según la opción fórmula que se elija inicialmente. No obstante, recomienda encarecidamente al Ministerio que no prorrogue este método, y busque una fórmula definitiva a lo largo del primer trimestre de 2014.

“Esta Comisión considera que, con el fin de evitar cualquier impacto distorsionador en el mercado minorista, debería plantearse la implantación de un mecanismo transitorio, que permitiera soslayar el efecto de no haber considerado válido el precio resultante de la subasta Cesur. En todo caso, este mecanismo debería resultar de aplicación en el mínimo tiempo posible, y sólo en tanto no se disponga de un procedimiento definitivo que asegure la competencia y la estabilidad”, precisa la CNMC.

Es decir, que, una vez resuelto el parche de enero, le vuelve a pasar al Gobierno la pelota caliente de la fijación de los precios eléctricos, en un momento de máxima tensión con las compañías, que estudian demandar a Industria por la anulación de la subasta.

En ese sentido, Competencia aconseja que “el mecanismo transitorio debería respetar, en la medida de lo posible, la fijación de precios prevista en el mecanismo vigente en la actualidad, no alterando las expectativas de coberturas de los comercializadores libres”. Para ello, según el informe enviado a Industria, “dado que no es posible utilizar la referencia de la subasta Cesur cabría utilizar como referencias otros mercados a plazo donde se cotizaran los mismos productos subastados en la Cesur que, en todo caso, no deberían superar los cuatro trimestres”.

La Comisión también recoge la posibilidad de que se establezca un precio único para todo 2014, a petición de Industria, aunque valora negativamente esta posibilidad al suponer “una distorsión para la competencia en el mercado minorista”. No obstante, “a efectos ilustrativos”, calcula una subida de un 0,7% o del 0,78%.

Las eléctricas critican el "parche" y piden voz

“El sector no tiene ni idea de lo que va a hacer [el Ministerio]; otra vez nos han vuelto a ignorar y no han contado con nuestra opinión, no quieren ni un mínimo entendimiento con el sector”. Las empresas eléctricas convencionales se quejaban este jueves de que ni el ministro de Industria, José Manuel Soria, ni el secretario de Estado de la Energía, Alberto Nadal, se había dirigido a ellos para sondear su punto de vista sobre los cambios en la subasta, si es que se producen.

“Les interesa intervenir el mercado, no arreglarlo”, llegó a subrayar una fuente del sector, que recuerda que la desaparecida Comisión Nacional de la Energía (CNE) ya advirtió en diversas ocasiones que había que modificar el sistema de subasta trimestral existente.

Las compañías consideran la fórmula propuesta por la CNMC como un “parche” que generará más incertidumbre regulatoria por lo que esperan que solo se aplique en el primer trimestre de 2014. Las eléctricas esperarán a conocer la subida final para hacer una valoración del proceso.

En el lado opuesto, las organizaciones de consumidores critican que el Gobierno se apoye en un informe apresurado de la CNMC para subir la tarifa eléctrica. Facua en Acción calificó de “inaceptables” los escenarios de revisión y considera que “lo menos malo que podría hacer el Gobierno” es congelar el recio.

La organización ha hecho público un estudio en el que denuncia que las eléctricas encarecen un 16% el precio del recibo en el mercado libre respecto a la Tarifa de Ultimo Recurso (TUR) en función del consumo del usuario medio. El reclamo son descuentos que no se ajustan a la realidad, ofertas que están condicionados a la contratación de otros productos y que, además, desaparecen el segundo año, según Facua. Por su parte, la Ceaccu señala que la propuesta de la CNMC es un “mero parche que no puede aceptarse cuando hay irregularidades sin aclarar ni depurar”.

La dirección del PSOE expresó su disposición a sentarse a negociar cambios en el modelo eléctrico, después del “circo montado por el Gobierno” la semana pasada tras anular la subasta eléctrica. El secretario de Organización, Oscar López, juzgó de “increíble” que se tomara esa decisión el mismo día que se votaba en el Congreso la reforma energética, “culpando primero a Zapatero y luego a las eléctricas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información