Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Islandia condena a cuatro banqueros a penas de cárcel por engañar a sus clientes

Los directivos concedieron un crédito millonario para comprar acciones justo antes de la quiebra

Islandia sigue ajustando cuentas con los banqueros que llevaron a este pequeño país nórdico a convertirse en la primera víctima de la crisis financiera internacional. Esta semana, un tribunal de Reykjavik ha condenado a cuatro exdirectivos del banco Kaupthing, la primera entidad islandesa antes de la quiebra de 2008, a penas de entre tres y cinco años de cárcel por delitos de abuso de mercado al intentar reflotar artificialmente el valor en Bolsa de la entidad.

El tribunal ha analizado la compra del 5% de las acciones del banco por parte del jeque Mohamed bin Jalifa bin Hamad al Thani, que invirtió en Kaupthing apenas unas semanas antes del colapso. Una comisión parlamentaria determinó que la propia entidad había concedido a Al Thani el crédito para que adquiriese las participaciones y tumbó la versión oficial del banco, que señaló como origen del dinero el patrimonio persona del jeque.

La fiscalía, que llamó a 50 testigos, mantenía que los directivos conspiraron para falsear la inversión con el objetivo de impulsar el valor de las acciones de la empresa. Al final, la Justicia ha determinado que estas mentiras supusieron un intento de manipular el mercado y ha condenado a cuatro exdirectivos, entre ellos el antiguo consejero delegado Hreidar Mar Sigurdsson, que ha sido sentenciado a cinco años de cárcel.

La segunda mayor condena, de cinco años, ha recaído en el exdirector Sigurdur Einarsson, mientras que el segundo mayor accionista de la entidad, Olafur Olafsson, ha sido castigado con tres años y medio de cárcel y el exresponsable de la filial luxemburguesa Kaupthing Luxembourg ha sido condenado a tres años de prisión.

Ninguno de los exdirectivos, residentes actualmente en Londres y Luxemburgo, han estado presentes en la vista. Los accionistas de Kaupthing anunciaron este año la interposición de una demanda contra Al Thani, sin aclarar exactamente los motivos.