DÉFICIT DE TARIFA

Soria asegura que las eléctricas no tienen por qué subir las tarifas de la luz

El ministro apunta que el desfase entre los ingresos y gastos tendrá el aval del Estado

José Manuel Soria (d) este lunes en Las Palmas.
José Manuel Soria (d) este lunes en Las Palmas.Elvira Urquijo A. (EFE)

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha defendido este lunes que las eléctricas "no deberían estar preocupadas" por la supresión de las aportaciones públicas para evitar el déficit del sistema y ha asegurado que la supresión de estos fondos tampoco tienen por qué conllevar una subida de la factura a los consumidores.

"El Gobierno no sube ni baja la luz. Cuando sube o baja lo hace por un mecanismo que es el de la subasta de la luz. Es decir, quienes producen electricidad, cada tres meses mediante una subasta la ofrecen a quienes la comercializan y fruto de la misma sale un precio mayor o menor que el que había con anterioridad", ha dicho.

"Por ejemplo, en la subasta que hubo en el mes de junio, correspondiente al periodo julio a septiembre, hubo una reducción en el precio de la electricidad del 6,2%", ha precisado sin mencionar, sin embargo, que el pasado octubre la subasta se cerró con alzas del 7,6%, lo que a su vez provocó una subida del 3,1% en el recibo. Por eso y pese al descenso al que ha hecho alusión Soria, la luz se ha encarecido un 11% desde enero de 2012.

Más información
Las eléctricas acusan al Gobierno de cumplir el déficit a su costa
El sector cae en Bolsa con fuerza

Para corroborar si la supresión de los 3.600 millones comprometidos desde el Estado contra el déficit pasa factura o no a los consumidores habrá que esperar al próximo 19 de diciembre. Entonces, se celebrará la subasta que fijará el precio de producción de la luz para el primer trimestre de 2014 dentro de la Tarifa de Último Recurso (TUR) de electricidad, que a partir de enero pasará a llamarse Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC).

Esta subasta servirá para fijar la revisión de algo menos del 50% de la tarifa. El resto corresponde, aparte de a los impuestos, a los peajes, que recogen los costes regulados. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, indicó el pasado 11 de noviembre que 'no se plantea' elevar la parte regulada del recibo en enero.

En todo caso, en enero entrará en vigor, como parte de la reforma energética, el nuevo mecanismo de revisión automática de peajes, por el que las desviaciones que se vayan produciendo entre los costes y los ingresos se trasladarán de forma automática a la tarifa.

Reunión con el sector

"Yo mismo le expliqué hace muy pocos días a los representantes de las compañías eléctricas más importantes de España, aquellas que suponen aproximadamente un 95% de toda la generación, cuál es la situación y cómo esa diferencia de ingresos y gastos y costes del sistema puede llevar el aval del Estado", ha destacado el ministro en referencia al encuentro que tuvo el pasado jueves con las compañías, que le mostraron in situ su rechazo a la decisión. Algunos de los representantes que acudieron a la cita aseguran que se sintieron engañados por el ministro. "No deberían estar preocupadas por eso", ha dicho en relación a si las eléctricas podrán colocar el aumento adicional del déficit en el mercado con el aval del Estado.

El ministro ha explicado que "no tiene ningún fundamento" establecer "una relación de causalidad directa entre el déficit y las actividades reguladas del sistema", porque, en lo que concierne a estas últimas, "transporte, distribución, sistemas insulares, extrapeninsulares, incentivos a las energías renovables, el sector está en equilibrio", ha comentado.

Sobre las razones que han llevado al Gobierno a tomar la decisión, ha recordado la prioridad de cumplir el déficit público. "En España, en materia de política económica, hay una prioridad sobre todas las demás, que es la contención del déficit público", ha recordado. "Está por encima de cualquier otra consideración" y por "una razón muy sencilla: Porque, si no cumplimos el objetivo de déficit público, las implicaciones, para la economía en general y particularmente para el riesgo-país, son consecuencias que repercuten en todos los ámbitos de la economía", ha insistido.

Sebastián apuesta por convertir el déficit en deuda pública

El exministro de Industria Miguel Sebastián propone que parte de la deuda eléctrica pase a deuda pública para "arreglar" el problema del déficit de tarifa, ya que entonces no computaría como déficit. Además, es partidario de que las renovables se financien con los Presupuestos Generales del Estado.

Sebastián, que dijo "simpatizar" con el actual ministro de Industria, José Manuel Soria, en la lucha contra el déficit de tarifa, se mostró partidario de que el Estado asuma parte del desequilibrio del sistema eléctrico, y especialmente los extracostes de la actividad extrapeninsular y las primas a las renovables. "Si no, lo tienen que asumir las empresas, que acaban trasladándolo al consumidor, o directamente el consumidor", afirmó antes de señalar que "toda la política de renovables se ha cargado al déficit tarifario", cuando lo "justo" es que "se pague en los PGE porque es una política de Estado".

"La expansión de las renovables se tendría que haber financiado con el PGE. No quiso (Pedro) Solbes, Elena Salgado aceptó algo y ahora no quiere Montoro", afirmó. Sebastián consideró además que la decisión del Gobierno de no aportar las partidas comprometidas al sistema eléctrico muestra que las cosas "no van tan bien" en el esfuerzo por aplacar el déficit público. "¿Por qué esta vuelta atrás? Seguramente porque no iba tan bien" el déficit público, dijo.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS