Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yellen garantiza dar continuidad a la agenda marcada por Bernanke

La futura presidenta de la Reserva Federal muestra su preocupación por el paro

Descarta movimientos bruscos durante su mandato

Janet Yellen, futura presidenta de la Reserva Federal, jura ante la comisión del Senado.
Janet Yellen, futura presidenta de la Reserva Federal, jura ante la comisión del Senado. REUTERS

La economía de EE UU hizo buenos progresos desde “los oscuros días de la crisis financiera”, pero queda “un importante” trabajo por hacer para recuperar el terreno perdido. Es algo que bien podría haber salido de la boca del todavía responsable de la Fed, Ben Bernanke, y ese fue el argumento que utilizó Janet Yellen para justificar la continuidad de los estímulos en su comparecencia ante el Senado, al defender su candidatura a la presidencia de la Reserva Federal.

La intervención de la vicepresidenta del banco central de EE UU sirvió ya para confirmar que no habrá cambio de régimen a corto plazo en la Fed en cuando asuma el cargo. Pero no solo se trataba de analizar sus palabras; también sus gestos. Yellen debía mostrar ante los senadores que es una paloma con garras de halcón. Era su forma de garantizar que dará el golpe de timón si las condiciones cambian.

Eso sí, dejó claro a los que la examinaban que cualquier movimiento en el futuro se hará de forma controlada. Yellen, de 67 años, con 36 dedicados a la Fed, se mostró cálida, segura y directa en sus respuestas. Aunque no lo necesitara, iba muy bien preparada. Pero también fue cuidadosa al dar detalles, para evitar que se llegara a conclusiones de cara a la reunión de diciembre.

A partir de lo dicho por Yellen, en su análisis señaló que en este momento de la recuperación la economía es “significativamente más robusta” que hace cinco años y sigue avanzando. Ve el punto más brillante en el sector inmobiliario, que precisamente fue el epicentro de la recesión. “Parece que giró la esquina”, afirmó antes de señalar este hecho como uno de los méritos de la Fed. Pero se declaró “decepcionada” con el paro.

La tasa de paro del 7,3% de desempleo actual, insistió, “sigue siendo demasiado alto”. Le preocupa especialmente el paro de larga duración, que afecta al 36% de los desempleados. “Es desproporcionado”, valoró al calificar una situación “sin precedentes y muy dolorosa para los hogares”. La economía, indicó, está rindiendo en un nivel que está “bastante lejos” de su potencial y eso lastra la recuperación del mercado laboral.

Apoyar el crecimiento

Por eso, Yellen reiteró, “es imperativo apoyar el crecimiento”. Lo dijo también de otra forma, por si no quedó claro a los senadores: “no se va retirar el estímulo mientras la recuperación se muestre frágil”. Eso se hará, explicó, cuando una “recuperación sólida esté establecida”. Esto podría interpretarse como que el primer recorte en la compra de deuda se aplaza a comienzos de 2014.

Si Bernanke quiere marcar el camino antes de dejar el cargo, debería hacerlo en enero. Pero por lo dicho por Yellen, el recorte sería simbólico, sobre los 85.000 millones de dólares actuales que compra al mes. Cualquier ajuste, explicó, se decidirá en cada reunión. “No hay una ruta establecida”, remachó. Sí reconoció que el programa “no puede continuar de forma indefinida”.

Es ampliamente reconocido en el seno de la Fed, que más tiempo continúe el ritmo actual de compra de activos de deuda, “con más riesgos habrá que lidiar en el futuro”. Pero Janet Yellen considera que los beneficios del programa compensan los costes y dijo que en este momento “no hay evidencias de burbujas de activos que amenacen la estabilidad financiera”.

Recelos contra la inflación

Los republicanos insistieron así con sus preguntas en el riesgo de inflación. Yellen dijo que permanece baja y espera que “continúe así durante un tiempo”. Como el alza de precios se muestra contenida, la vicepresidenta confirmó no tener prisa por empezar a marcar el fin de la política expansiva. Pero enseguida garantizó que la Fed respetará esa parte del doble mandato.

Yellen también hizo un alegato a la transparencia. Es la arquitecta de la política de comunicación puesta en marcha por Bernanke. En este sentido, indicó que los miembros del comité deben tener en cuenta lo que pasa en el mercado, para no crear efectos indeseados en la economía. Pero también negó que la Reserva Federal “sea prisionera” de Wall Street.

Control de los mercados

Donde si parece hay una preocupación compartida de los senadores a ambas alas del Senado es sobre la aplicación de la regulación financiera. Yellen comparte que debe haber una mayor supervisión y señaló que se están dando pasos para resolver el problema del “demasiado grande para quebrar”. También dijo que es importante que tengan grandes reservas de capital.

El apoyo de los demócratas en el comité es unánime, pero no entre los conservadores, por eso debía darles algo a cambio para que su designación no se tope con problemas cuando se eleve al pleno. El calendario de las dos votaciones no está definido. El mandato de Ben Bernanke expira a final de enero. Como vicepresidenta, Janet Yellen puede relevarle hasta ser confirmada.