Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alierta logra bajar en 14.000 millones la deuda de Telefónica en año y medio

La depreciación de las divisas latinoamericanas pasa factura a los resultados

Los ingresos sufren en el tercer trimestre la mayor caída en una década

César Alierta, durante la Junta de Accionistas de mayo.
César Alierta, durante la Junta de Accionistas de mayo. EFE

El presidente de Telefónica, César Alierta, llegó a la conclusión hace algo más de un año de que el nivel de deuda era el mayor riesgo al que debía hacer frente la compañía. Con los mercados semicerrados para las empresas españolas y el propio Estado al borde del rescate, convirtió en prioridad reducir el apalancamiento. La empresa suprimió el dividendo del año pasado y redujo el de este y puso en venta los activos que consideraba no estratégicos. Entonces, en junio de 2012, la deuda financiera neta marcó un máximo de 58.310 millones. Cerca de un año y medio después, y contando con las últimas operaciones pendientes de cerrar, la deuda se ha reducido a 44.634 millones, según ha explicado este viernes la empresa al presentar los resultados de enero a septiembre. La promesa de Alierta era rebajar la deuda por debajo de los 47.000 millones este año, con lo que ha cumplido holgadamente y con antelación.

La compañía, además, ha mejorado su posición de liquidez disponible en 2.400 millones en el tercer trimestre, con lo que cuenta con un colchón de seguridad récord de 24.000 millones. De ellos, 9.400 millones son la posición en efectivo (sin contar el dinero atrapado en Venezuela) y 14.700 millones son líneas de crédito no dispuestas y similares, en su inmensa mayoría a largo plazo. Cómodos vencimientos y un coste a la baja completan la fotografía financiera.

Los ingresos sufren en el tercer trimestre la mayor caída en una década

“Hemos conseguido nuestros objetivos de reducción de deuda con antelación. Mantenemos el compromiso para seguir reduciendo la deuda y al mismo tiempo fortaleciendo inversiones en nuestras operaciones y fomentando el crecimiento. En ese sentido hemos estructurado la operación de EPlus de tal forma que mejorará los niveles de apalancamiento al mismo tiempo que fortalecemos nuestra posición en Alemania. No tenemos ninguna urgencia en cerrar nuevas operaciones para el desapalancamiento. Tenemos muchas oportunidades para seguir mejorando si ese fuera el caso”, ha explicado Ángel Vila, el director financiero, a los analistas.

La venta de activos para rebajar la deuda empieza a pasar factura a los ingresos. Pero lo que realmente está castigando las cuentas de Telefónica este año es la evolución de los tipos de cambio. La devaluación del bolívar venezolano, la depreciación del real brasileño y del peso argentino y la fortaleza del euro frente a la libra esterlina y otras monedas latinoamericanas bajo la influencia del dólar ha provocado que la caída de los ingresos en el tercer trimestre de este año haya sido del 9,5%, la mayor de la última década.

En los primeros nueve meses del año, la facturación baja un 8,4%, hasta 42.626 millones de euros, con un impacto negativo de 3.446 millones por los tipos de cambio, de 288 millones por la hiperinflación en Venezuela y de 826 millones por la merma de ingresos derivada de la venta de activos. La empresa prefiere destacar que sin esos impactos negativos, lo que llama variación orgánica es positiva en un 0,4%. En Brasil, por ejemplo, los ingresos crecen un 2,5% en moneda local, pero caen un 9,5% al convertirlos en euros. Los contrastes son aún mucho más fuertes en Venezuela y Argentina, con el agravante de que los tipos de cambio oficiales están aún muy sobrevalorados en esos dos países.

El beneficio de enero a septiembre cae un 9%, hasta 3.145 millones

El problema de los ingresos de Telefónica no es solo de tipos de cambio. En Europa caen con fuerza en moneda local, especialmente en España, donde el retroceso se frena mínimamente, pero aún es del 12% en el tercer trimestre. La guerra de precios, la caída en las ventas de teléfonos y los cambios regulatorios provocan la caída pese al éxito comercial de su oferta Fusión, que cuenta ya con 2,6 millones de clientes. Eso sí, la compañía ha sabido exprimir cada euro de ingresos en España y el margen bruto de explotación alcanza niveles récord del 50,2% de los ingresos en el tercer trimestre. La retirada de subsidios a la compra de móviles, la suspensión temporal del plan de pensiones y otras medidas han permitido una reducción del 15,8% de los costes operativos lo que, unido a la reducción de inversiones, permite defender el flujo de caja operativo. Telefónica concentrará sus inversiones en España en fibra: espera que esté al alcance de ocho millones de hogares a fines de 2015.

En el conjunto de la compañía, los tipos de cambio también son la principal razón por la que el resultado operativo cae el 10,7% en los primeros nueve meses y el beneficio neto, el 9%, hasta 3.145 millones.

Telefónica también ha anunciado este viernes que ha invertido 103 millones en bonos necesariamente convertibles emitidos por Telecom Italia (TI) dentro de un plan de la firma italiana para reducir deuda por 4.000 millones. Además de 1.200 millones en bonos convertibles, TI ha llegado a un acuerdo para vender por 1.000 millones de dólares (unos 750 millones de euros) su 22,7% de Telecom Argentina a Fintech, la firma del multimillonario mexicano David Martínez, que recientemente ha entrado en el capital del Sabadell. TI también venderá torres de móvil en Italia y Brasil.