Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irlanda prohíbe las empresas apátridas usadas por Apple para eludir impuestos

El Gobierno irlandés accede a aprobar cambios cosméticos en su sistema tributario

Las compañías no podrán tener filiales sin residencia fiscal, pero podrán optar por paraísos

El ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan.
El ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan. AFP

Irlanda ha anunciado que tiene previsto acabar con el criticado acuerdo fiscal que usa Apple para ahorrarse más de 40.000 millones de dólares (29.500 millones de euros) en impuestos, pero dejará abierta la puerta a que siga eludiendo impuestos. La clave es que el Gobierno va a prohibir las empresas apátridas sin residencia fiscal en ningún país, aunque permitirá que usen para ello paraísos fiscales, que es lo que da alternativas para continuar con las llamadas prácticas fiscales agresivas.

Un comité de investigación del Senado de Estados Unidos señaló en mayo que Apple había evitado pagar miles de millones de impuestos aprovechando este agujero. La investigación se fijó sobre todo en filiales en Cork cuya residencia fiscal no está en ninguna parte. De acuerdo con la ley estadounidense, no tributan en Estados Unidos porque su sede social está en Irlanda y, de acuerdo con la ley irlandesa, no tributan en Irlanda porque se gestionan y controlan desde Estados Unidos. El senador Carl Levin dijo entonces que la compañía había encontrado "el santo grial de la evasión de impuestos" con esa estructura.

Los líderes irlandeses protestaron airadamente por el retrato que el comité hizo de Irlanda como propiciador de la evasión fiscal. Posteriormente se celebraron audiencias parlamentarias para revisar la normativa fiscal entre las preocupaciones de que los daños causados a su reputación podrían poner en peligro la inversión extranjera, la fuente de la que su economía depende en buena medida.

Presión de Estados Unidos

Al final, el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, ha dicho este martes que tenía previsto que fuera ilegal que una compañía registrada en Irlanda no tuviera domicilio fiscal en ningún lugar. El cambio, según un portavoz del Departamento de Finanzas, no se debe a la presión de Estados Unidos. Este portavoz añadió que las compañías podrían dar el nombre de cualquier país que prefirieran como residencia fiscal, incluidas las jurisdicciones de fiscalidad cero como Bermudas, una provisión que según los asesores fiscales es inusual internacionalmente.

Chas Roy-Chowdhury, director de tasaciones en el organismo de contabilidad global con sede en Londres, comentó que los cambios probablemente conllevarán impuestos más altos para firmas que usan filiales irlandesas para minimizar los impuestos. Pero, "no supondrá gran diferencia", dijo. Roy-Chowdhury argumentó que Apple podría continuar con sus operaciones sin cambios significativos dando como su residencia fiscal Bermudas u otra jurisdicción con vistas a no cambiar los impuestos de ingresos corporativos.

A este respecto, firmas como Google y Microsoft han recortado los impuestos que pagan en EE UU por sus beneficios en el extranjero a cifras de un solo dígito utilizando sus filiales en Dublín y que ya tienen residencia fiscal en Bermudas. El esquema es identificar a las filiales irlandesas como las que venden los productos a las sociedades radicadas en territorios con una laxa fiscalidad, pero las transacciones se cierran con pérdidas o beneficios cero para la matriz, mientras las ganancias se canalizan al paraíso fiscal.