La plantilla de Panrico en Barcelona se pone en huelga indefinida

La dirección avisa de que el sueldo de la toda la plantilla está “en riesgo”

Fabrica  de Panrico, en Santa Perpétua de la Mogoda (Barcelona).
Fabrica de Panrico, en Santa Perpétua de la Mogoda (Barcelona).Tejederas (EL PAÍS)

La dirección de Panrico creía haber sofocado la primera de las crisis laborales a las que deberá enfrentarse al haber planteado 1.914 despidos con el compromiso de pagar en tres tandas la nómina del pasado mes de septiembre a cambio de la suspensión de la convocatoria de una huelga indefinida. Sin embargo, la plantilla del centro de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), la más voluminosa de España con 345 empleados, decidió el sábado por la noche rechazar el acuerdo alcanzado el pasado jueves en el servicio de mediación y empezó ayer el paro. De llevarse a cabo la huelga, según fuentes sindicales, en dos o tres días los puntos de venta quedarán desabastecidos de Donetes y escasearán los Donuts.

La decisión de mantener en pie la huelga indefinida fue adoptada en una asamblea, sin que se requiriera votación, la noche del sábado. La empresa, propiedad del fondo de capital riesgo Oaktree Capital, no tardó en reaccionar y advirtió de que la decisión suponía romper el acuerdo alcanzado en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), cuya acta la dirección difundió junto a un comunicado. En ella, consta el compromiso de la empresa de abonar la nómina de septiembre —que dejó sin pagar sin previo aviso a 4.000 empleados— en tres tandas a cambio de que los sindicatos retiraran la huelga. Los trabajadores de Santa Perpètua, sin embargo, exigieron a la empresa el cobro íntegro de la nómina. El presidente del comité de empresa del centro de Santa Perpètua, Ginés Salmerón (CC OO), afirmó a Efe que ahora es la empresa quien “debe mover ficha”.

La dirección, encabezada por Carlos Gila desde el pasado 13 de septiembre, avisó de que la huelga puede dejar en papel mojado el compromiso de pagar la nómina de septiembre a los 4.000 empleados de Panrico en España, que produce también Bollycao, La Bella Easo y Qé!, además del pan de molde Panrico. En un comunicado, la empresa lamentó el “clima de crispación y enfrentamiento de la plantilla” y dijo que ante “las informaciones recibidas por los asistentes a la asamblea” la empresa iniciará las “acciones impugnatorias oportunas” al considerar que esta podría haberse desarollado al margen de lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores.

La empresa sugiere que la asamblea fue ilegal y que tratará de impugnarla

La decisión de la fábrica barcelonesa, sin embargo, se enmarca dentro de un proceso de preconcurso de acreedores en el que, además, se han planteado despidos para la mitad de la plantilla y una rebaja salarial del 45% para la otra mitad. La dirección teme que la decisión de la planta de Santa Perpètua pueda extenderse a otras. De hecho, los sindicatos no descartan que la planta de Paracuellos del Jarama (Madrid) siga los mismos pasos. En cambio, los trabajadores de Valladolid, Zaragoza y Puente Genil (Córdoba) han aceptado el acuerdo y rechazan seguir adelante con los paros.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS