Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica paga una prima del 85% para apuntalar a Telecom Italia

La española invertirá 440 millones en el principal accionista de la italiana

Sede de Telecom en Rozzano (Italia).
Sede de Telecom en Rozzano (Italia). EFE

Telefónica ha salido al rescate de Telecom Italia, que atraviesa un momento difícil, enfangada por las deudas y con unos accionistas decepcionados con la gestión que desean abandonar el capital. El objetivo es reforzar la compañía, que sea más competitiva y apoyar las inversiones en el desarrollo de la empresa. Para ello se ha esforzado en mantener a flote el pacto de accionistas, aunque eso tiene un precio. Según informaron sus socios italianos, Telefónica ha tomado como referencia para aumentar su inversión en Telecom Italia un valor de 1,09 euros por acción, lo que supone una prima del 84,7% sobre la cotización del lunes

El grupo español ha cerrado un acuerdo para aumentar su participación en Telco, el principal accionista de la operadora italiana, desde el 46,18% hasta el 70% del capital. Para ello, suscribirá dos ampliaciones de capital en Telco: una, ya desembolsada, por 323 millones, que le permitirá tomar una participación económica del 66%; y otra segunda, pendiente del visto bueno de las autoridades de competencia, por 117 millones. En paralelo, adquirirá bonos de los restantes accionistas de Telco (Generali, Intesa Sanpaolo y Mediobanca) por 424 millones de euros que abonará con acciones de autocartera.

Con ello, el grupo presidido por César Alierta aplaca los ánimos de los tres socios financieros italianos en Telco que querían salir del capital de Telecom Italia, del que la sociedad instrumental controla un 22,4%. Telefónica firmó con ellos un pacto en 2007, que vencía esta semana, para blindar la compañía frente a posibles operaciones hostiles de otros gigantes del sector como la norteamericana AT&T o la mexicana América Móvil.

Los accionistas de Telco tienen razones para estar decepcionados. Desde 2007, han tenido que hacer al menos cinco depreciaciones de su participación debido a la caída de las acciones de Telecom, con fuertes pérdidas contables. Y no le ha ido mejor a Telefónica. Entró a través de Telco en el capital de la firma italiana con un precio de referencia de 2,82 euros por acción (entre el desembolso efectivo y la asunción de deuda de Telco) y hoy las acciones cotizan casi un 80% por debajo de aquel precio.

Los medios de comunicación italianos y la oposición política han visto en la operación un ataque a la italianidad de su antiguo monopolio, porque detrás del complejo diseño de la misma, ven la intención de Telefónica de tomar el control de Telecom. Un aspecto que niega rotundamente Telefónica. “El acuerdo se limita a aglutinar a los socios italianos de Telco para trabajar juntos y asegurar la estabilidad de Telecom Italia”, señalan en fuentes de la compañía.

El primer ministro italiano, Enrico Letta, ha salido al paso de la polémica, que ha motivado la petición de una comparencia parlamentaria, y ha asegurado que la llegada de capitales europeos como el de Telefónica pueden ayudar a Telecom “a estar mejor que en los últimos cinco años”. No obstante, ha señalado que vigilará las cuestiones estratégicas y de empleo.

Telefónica deja claro que tras la primera ampliación solo aumentará su participación económica en Telco pero no sus derechos de voto (46,2%). Incluso si se lleva acabo la segunda ampliación, hasta tomar el 70% de Telco, los derechos de voto, permanecerán inalterables. Solo a partir del 1 de enero de 2014, Telefónica podrá convertir este capital en acciones con derecho a voto, no pudiendo superar el 64,9% de las acciones ordinarias de Telco, lo que a su vez le permitiría aumentar su presencia en el consejo de la operadora.

Aunque el aspecto que más preocupa a los italianos, es la opción de compra que los socios de Telco han otorgado a la española para hacerse con el 100% de sus acciones, con una importante prima porque estará referenciada a un precio mínimo de 1,10 euros por cada título de Telecom. En caso de ejecutar la opción, Telefónica podría disolver Telco y convertirse en el primer accionista de Telecom con el 22,39% del capital. Pero incluso en este caso, argumentan desde el grupo español, no tendrían el control del consejo, aunque aumentaran el número de representantes desde los dos actuales. El consejo de Telecom tiene una reunión el próximo 3 de octubre, en la que debe presentar un plan de viabilidad.

Más información