Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROPA TABACO

Un diario galo desvela prácticas del lobby del tabaco con los eurodiputados

Vista de un estanco. EFEArchivo Ampliar foto
Vista de un estanco. EFE/Archivo EFE

La multinacional tabaquera "Philip Morris" abrió un fichero de seguimiento de los eurodiputados para tratar de influir en sus votos sobre la industria, según desvela hoy el diario francés "Le Parisien", que publica documentos exclusivos.

En los mismos aparecen los nombres de 74 diputados europeos franceses con menciones sobre su opinión acerca del tabaco y las acciones que pueden llevarse a cabo para que vote en favor de la industria.

En el espacio dedicado a una eurodiputada puede leerse: "Ferviente opositora a la industria del tabaco. Es necesario vigilar de cerca sus eventuales iniciativas antitabaco. Rechaza reunirse con la industria".

La multinacional atribuye en los documentos, que datan de 2012 y 2013, un color a cada diputado en función de la urgencia de reunirse con él.

El actual ministro francés de Agricultura, Stephane Le Foll, que durante años fue eurodiputado y que figura en los ficheros, consideró en las columnas de "Le Parisien" que esos documentos constituyen "un atentado contra las libertades públicas".

La empresa "Philip Morris tiene que dar explicaciones", agrega el ministro.

Según "Le Parisien", la tabaquera tenía asignado un presupuesto de unos 550.000 euros repartidos entre 161 "lobbyistas" para organizar "eventos".

La presidenta del Comité Nacional francés contra el Tabaquismo, Emmanuelle Beguinot, consideró necesario aclarar el destino real de ese dinero, ante la posibilidad de que pueda servir para comprar votos, aunque el diario señala que en lo desvelado "no aparece ningún rastro de corrupción".

Según "Le Parisien", el objetivo del "lobby" tabaquero puede ser retrasar más la votación sobre la directiva europea que endurece las condiciones de venta de cigarrillos, prevista para el 9 de octubre próximo, tras haber sido aplazada ya un mes.

Su intención pasa por situarla después de las elecciones al Parlamento Europeo del año próximo, indica el diario.

La normativa europea exige que los eurodiputados estén informados de la existencia de este tipo de ficheros, pero varios de ellos, contactados por el diario, aseguran no saber nada de ellos.