Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo supervisor único reduce de 50 a 10 el número de consejeros

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el reglamento y la composición de la CNMC

Según el Gobierno su puesta implicará un ahorro de 30 millones de euros anuales

José María Marín Quemada, en 2010. Ampliar foto
José María Marín Quemada, en 2010. EFE

El Gobierno ha aprobado este viernes el real decreto para regular el futuro ente que fusionará todos los organismos reguladores y que ha despertado recelos en la Comisión Europea, en la oposición del PSOE y en la Comisión Nacional de Competencia (CNC), que ven riesgos para la independencia del ente. El futuro organismo contará con una decena de consejeros, frente a la cincuentena que alcanzan los procedentes de los cincos organismos que desaparecen, y busca ahorrar entre 28 y 30 millones de euros, según ha explicado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) comenzará a funcionar en octubre y supone la fusión de la CNC, la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), la Comisión Nacional de energía (CNE), la Comisión Nacional del Sector Postal, el Comité de Regulación Ferroviaria, la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria y el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales.

En el nuevo órgano de la competencia no habrá ni un miembro de la CNC

El nuevo “supersupervisor”, en palabras de Santamaría, estará adscrito a Economía y Competitividad y será presidido por José María Marín Quemada, actualmente vocal del Banco de España. Es el ministerio de Luis de Guindos el que ha propuesto a la decena de miembros, entre los que no se encuentra ninguno procedente de la CMT. Este es un elemento peliagudo, ya que Bruselas defendía en un principio que los consejos vigentes en dichos organismos mantuvieran su cargo. Solo a dos de los siete miembros de la CMT no les había vencido su mandatos: el presidente, Bernardo Lorenzo, y el consejero Xabier Ormaetxea.

La CMT, que tiene su sede en Barcelona, se convierte ahora en una dirección de telecomunicaciones y audiovisual, que mantendrá su cuartel general en la capital catalana. Las otras tres direcciones serán las de Competencia, Energía, y Transporte y Sector Postal. Según el Gobierno, con esta reforma se reducirá entre el 35% y el 40% de altos cargos.

El PSOE apeló a Bruselas por carta advirtiendo de que “el cese de los miembros actuales de los consejos de dichos organismos, así como la concentración en un solo organismo de tantas y tan variadas competencias, puede redundar en la pérdida de independencia y de eficacia”. La comisaria europea de competencia, Neelie Kroes, había puesto pegas a las implicaciones que el proyecto tendría en los sectores y, aunque el Ejecutivo modificó algunos aspectos, a finales de mayo insistió en que aún no se había abordado el nombramiento de los consejeros y las atribuciones de algunas competencias.

José María Marín, consejero del Banco de España, presidirá el ente

Ahora tendrá que pronunciarse sobre el decreto final. También la CNC cuestionó en julio la independencia de la futura CNMC, criticando la pérdida de capacidad del director de investigación de nombrar a su propio equipo, por ejemplo, y pronosticó que los plazos administrativos se alargarán.

Los órganos de gobierno del regulador son el Consejo de la CNMC (formado por el presidente, el vicepresidente y ocho consejeros) y el presidente de la propia CNMC . El Consejo funcionará en Pleno y en Salas. Las Salas conocerán los asuntos que no estén atribuidos expresamente al Pleno. El Consejo en Pleno aprobará, por mayoría de seis votos, el régimen de rotación entre Salas de los consejeros.

Aparte del presidente, Marín Quemada, y de la vicepresidenta, María Fernández; formarán el consejo del nuevo ente Idoia Zenarruzabeitia, Josep Maia Guinart Solá, Fernando Torremocha y García-Sáenz, Clotilde de la Higuera, María Ortiz, Benigno Valdés, Eduardo García y Diego Rodríguez. Todos tendrán un mandato de seis años sin posibilidad de reelección.