Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a tres años de cárcel un exempleado del banco suizo Julius Baer

El acusado robó datos de sus clientes para venderlos a las autoridades fiscales alemanas

Un excolaborador del banco suizo Julius Baer, acusado de haber robado datos financieros de clientes de este establecimiento para luego venderlos a las autoridades fiscales de Alemania, fue condenado hoy a tres años de cárcel por el Tribunal Penal Federal de Suiza, informaron fuentes judiciales.

Especialista en informática, de 54 años y origen alemán, cuya identidad no se reveló como es costumbre en los tribunales suizos, había llegado a un acuerdo con el Ministerio Público para reconocer su culpabilidad.

Por la transferencia de los datos bancarios de clientes adinerados, el excolaborador del banco suizo recibió una retribución de 1,1 millones de euros, que piensa utilizar en parte para pagar impuestos que debe en Alemania, según dijo hoy en el tribunal.

En febrero de 2012, el condenado entregó a un investigador por cuenta del fisco alemán 2.700 datos relativos a clientes adinerados, alemanes y holandeses, que había recopilado --según el mismo reconoció durante el proceso-- entre octubre y diciembre del año anterior.

Gracias al acuerdo alcanzado con el fiscal, el condenado pagará una fianza (600.000 euros) por la mitad de la pena total y se deducirán de su sanción los 220 días que ha pasado en detención preventiva, con lo que permanecerá en prisión menos de un año.

Los delitos que se le atribuyeron son los de espionaje económico, violación del secreto bancario y lavado de dinero.

El informático se había apoderado de nombres de clientes, direcciones, números de cuentas y de los saldos y movimientos de las listas.

Ante los jueces, explicó que las presiones del fisco alemán fueron el elemento que le llevó a entregarle información confidencial.

Este caso ha sido uno de los más sonados de robo de información bancaria en los últimos años, generalmente con el propósito de transmitirla a otros países y que sea usada para perseguir a supuestos defraudadores de impuestos, en medio de una fuerte campaña en Europa de lucha contra la evasión fiscal.

Investigaciones de índole similar relacionadas con bancos suizos han tenido lugar en Francia y Estados Unidos.

En 2011, el banco Julius Baer acordó con las autoridades de Alemania pagar una multa de 50 millones de euros para cerrar una investigación fiscal, pero todavía tiene abierta una investigación -junto con una decena de bancos suizos- en Estados Unidos.