Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los beneficios se desperezan

Las compañías españolas cotizadas ganaron un 53,9% más en el primer semestre

Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid
Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid

Las cuentas corporativas se desperezan tras un pronunciado letargo. Y lo hacen muy lentamente, como alguien que se incorpora tras una siesta de verano y aún no tiene claro si está despierto o soñando. Los beneficios de las compañías españolas cotizadas han vuelto a crecer en el primer semestre del año. Se trata, sin duda, de un dato esperanzador, puesto que venimos de dos ejercicios consecutivos de duras caídas, particularmente en 2012, cuando las ganancias empresariales retrocedieron al nivel de hace una década.

El plazo legal para informar a la CNMV sobre las cifras semestrales finaliza a principios de septiembre. Sin embargo, muchas empresas han preferido remitir ya sus datos antes del parón agosteño. Con los datos que se tienen hasta ahora, las compañías del Ibex 35 ganaron entre enero y junio de este año 13.808 millones de euros, un 3,19% más que en el mismo periodo del año anterior. Si se amplía el balance al conjunto de cotizadas, las ganancias se incrementan en un 53,9%, hasta los 13.765 millones. Esta diferencia se debe fundamentalmente al impacto de Bankia, que ya no está en el Ibex 35, y que ha pasado de perder 4.447 millones en el primer semestre de 2012 a ganar 200 millones en la primera mitad de 2013.

La mejora de los beneficios hay que valorarla en su justa medida, sin echar las campanas al vuelo. En primer lugar, porque la comparativa interanual es muy favorable. Además, las cuentas todavía aguantan sobre todo por las políticas de ahorro de costes de las empresas y por el empujón de algún que otro ingreso extraordinario. Las ventas siguen sin despuntar y se sostienen en gran medida por la aportación de los negocios exteriores, aunque estos han emitido en este semestre señales de estancamiento.

La prueba del algodón llegará en 2014

Los directivos de muchas de las empresas del Ibex usaron las cuentas del ejercicio 2012 para purgar buena parte de los excesos del pasado. Eso llevó a un número considerable de compañías a presentar pérdidas históricas, lo que provocó que el resultado neto agregado de los grupos del selectivo cayese a su nivel mínimo en una década. Con este punto de partida tan favorable, es lógico que los analistas prevean un considerable rebote de las cuentas en 2013. La prueba del algodón, por tanto, para medir la salud de las cuentas corporativas será 2014. Y para ese año, los expertos muestran un moderado optimismo.

El consenso de mercado, según datos recopilados por Bloomberg, espera que las ganancias conjuntas de las sociedades del Ibex 35 en 2013 se sitúen en 31.824 millones de euros, cantidad un 126% superior a los beneficios obtenidos por esos mismos grupos en 2012. En el caso del ejercicio 2014, los analistas esperan un crecimiento de los resultados del 20,5%, hasta los 38.378 millones. A pesar de este rebote, las cuentas tardarán en rebasar los niveles de beneficios previos a la crisis (en 2008, las empresas del Ibex ganaron 54.000 millones).

Todas las campañas de resultados tienen sus ganadores y perdedores, compañías que sorprenden positivamente al mercado y otras que decepcionan. En las últimas cuatro semanas, periodo que ha abarcado la ronda de presentación de cuentas, las empresas a las que más han mejorado los analistas la previsión de beneficios para el conjunto del año, a la luz de las cifras semestrales, han sido principalmente Banco Popular, Sacyr, Mediaset, Ferrovial y DIA, según datos de Bloomberg. En el lado opuesto, aquellas compañías que han sufrido un mayor recorte en las previsiones del consenso del mercado a lo largo del último mes han sido Acciona, IAG, Acerinox, ArcelorMittal, Banco Santander, BBVA, Caixabank, Repsol y FCC. Los recientes cambios regulatorios en el negocio energético pasarán factura a las empresas del sector. Los analistas, por ejemplo, esperan que los beneficios de Iberdrola caigan un 11% este año y un 0,3% en 2014, mientras que en el caso de Endesa la caída estimada es del 12% para este año y ligera subida del 2% para el próximo.

El sector financiero, origen de la crisis, ha sido en el primer semestre del año quien ha impulsado los resultados. Esto se debe fundamentalmente al menor número de provisiones a las que han tenido que hacer frente las entidades y al impacto favorable de determinados atípicos producto de las desinversiones. El negocio bancario puro y duro aún no ha visto la luz al final del túnel, como demuestra la caída generalizada de los márgenes y el importante repunte de la morosidad.

Uno de los datos que dejan claro que aún queda camino por recorrer hasta la normalización de las cuentas es el capítulo que hace referencia a la facturación. La cifra de negocio de los grupos del Ibex en el semestre se situó en 214.104 millones, un 4,48% menos, mientras que en el conjunto de cotizadas los ingresos alcanzaron 232.810 millones, lo que representa una caída del 4,47%.

Otra partida que muestra las dificultades que aún enfrentan las compañías es el resultado de explotación. Este dato, que muestra la evolución más básica del negocio, se situó en 17.353 millones para las empresas del Ibex en el primer semestre, lo que supone una caída del 20,5% con respecto al año anterior.

Uno de los aspectos que han permitido a muchos grupos cotizados capear mejor la crisis es el proceso de internacionalización de sus actividades. Los negocios exteriores han compensado el mal comportamiento del mercado doméstico en los últimos años. Esta tendencia ha vuelto a repetirse en el semestre, aunque la aportación de las filiales exteriores ha dado muestras de agotamiento. Los ingresos obtenidos en España por las compañías del Ibex se situaron en 71.388 millones, un 5,9% menos que un año antes. Por su parte, la facturación exterior solo cayó un 1,85%, alcanzando 113.463 millones.

La fase recesiva de la economía cogió a muchas sociedades con un alto endeudamiento producto de los años previos al estallido de la burbuja, cuando el crédito era abundante y las empresas apretaron el acelerador del crecimiento no orgánico. Este apalancamiento resultó insostenible cuando la economía se gripó y las compañías llevan ya un tiempo afanándose por reducir su deuda a través, sobre todo, de las desinversiones. En el primer semestre, la velocidad de crucero en el proceso de desapalancamiento ha continuado. A 30 de junio, la deuda de los grupos no financieros del Ibex (sin contar ACS y FCC, que aún no han dado cifras) era de 167.084 millones, un 8,24% menos que un año atrás. El menor peso de este lastre ha permitido a las compañías reducir sus gastos financieros, que han pasado de 6.522 millones en el primer semestre de 2012 a 6.077 millones, una reducción del 6,81%. Las compañías en las que la reducción de deuda en el semestre ha sido más intensa son Telefónica, Amadeus y Endesa.

Por lo que se refiere al número de trabajadores de las empresas del Ibex, este semestre hay un factor desestabilizador que hace imposible cualquier comparativa, como es la venta de Atento por parte de Telefónica. Esto ha provocado que la plantilla media de los grupos del Ibex a 30 de junio pasado sumara 841.238 trabajadores, un 12,97% menos que un año antes. Al margen de la operadora, las empresas donde más se ha reducido la plantilla en la primera mitad del ejercido son Banco Santander, Endesa, Gas Natural e Iberdrola. El 57% de los trabajadores de las grandes empresas son hombres, y el 43%, mujeres.

En el arranque de año se ha producido una pequeña revolución en la clasificación de las compañías que más ganan. El liderazgo, tradicionalmente disputado entre Telefónica y Banco Santander, ha correspondido en este semestre al BBVA. El banco presidido por Francisco González ha obtenido un resultado neto de 2.882 millones, un 90% más, gracias a la ausencia de provisiones y los extraordinarios generados con algunas desinversiones. El segundo puesto por beneficios le corresponde a Banco Santander, mientras que Telefónica desciende hasta la tercera posición.

En el capítulo de números rojos, la palma se la ha llevado ArcelorMittal con unas pérdidas de 856 millones. El gigante siderúrgico ha revisado a la baja sus previsiones para el conjunto de 2013 por la caída de la demanda y de los precios de las materias primas.

Cierta moderación salarial en las cúpulas

La retribución de los administradores de las compañías del Ibex 35 han sido objeto de polémica desde que estalló la crisis. Mientras las patronales defendían la famosa devaluación interna de las plantillas como vía para mejorar la competitividad, los consejeros justificaban los altos salarios de las cúpulas para atraer o retener el talento del personal clave de las sociedades. En el primer semestre de 2013, las remuneraciones de consejeros y miembros de la alta dirección de los grupos del selectivo se han moderado, creciendo a tasas cercanas a la inflación (el sueldo de los trabajadores en convenio solo crece el 0,6%).

En concreto, en los seis primeros meses del año, los miembros de los consejos de administración del Ibex han recibido una remuneración de 104,19 millones de euros, cifra que representa un aumento del 2,71% con respecto a la del mismo periodo del ejercicio 2012. Por su parte, el sueldo conjunto de los miembros de la alta dirección ha crecido un 136,75%, hasta los 2,89 millones. Estas cifras globales no incluyen los datos de aquellas empresas que aún no han presentado resultados (ACS, FCC o Inditex) ni los de los grupos (BBVA, Banco Popular, Banco Sabadell) que habiendo enviado sus cuentas a la CNMV no han incluido de momento el documento oficial donde vienen recogidas estas partidas.

Una de las empresas donde más crece el sueldo del consejo es Endesa (40,7%), debido fundamentalmente a que en este semestre cuenta con un consejero ejecutivo más. En OHL también aumenta sensiblemente (184%) porque a principios de año se liquidó un programa de incentivos aprobados en 2007. El sueldo conjunto del consejo de Jazztel se multiplica por siete debido a la ejecución de un programa de opciones sobre acciones, así como al incremento de la retribución variable de los consejeros ejecutivos. Por su parte, la remuneración de los administradores de Ferrovial aumenta un 45%, fundamentalmente por la entrega de acciones en función de un programa aprobado en 2010. En el caso de Técnicas Reunidas, el salario aumentó un 78% por la retribución variable que en 2012 no se cobró.