Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENERGÍA

Repsol piensa “seriamente” en salir de Gas Natural Fenosa, pero no tiene “prisa”

Su director financiero dice que prefiere que haya acuerdo con La Caixa para ello

Logotipo de la petrolera Repsol, en el Paseo de la Castellana en Madrid.
Logotipo de la petrolera Repsol, en el Paseo de la Castellana en Madrid. EFE

Repsol maneja “seriamente” la posibilidad de vender su participación del 30% en Gas Natural Fenosa (GNF). Tras la venta de los activos de gas natural licuado (GNL), para el grupo que preside Antonio Brufau no tiene mucho sentido mantener la participación en la firma gasista, además de permitirle financiar adquisiciones futuras. “No tenemos prisa, pero es verdad que es algo en lo que tenemos que pensar seriamente”, enfatizó, para después añadir que, en todo caso, cualquier operación “sería más sencilla si se hace con un acuerdo con la dirección de La Caixa y de Gas Natural Fenosa”, aseguró este jueves el director financiero de la compañía, Miguel Martínez, a los analistas en la presentación de resultados del primer semestre.

Repsol y La Caixa, que cuenta con un 36% de GNF, tienen suscrito un pacto para controlar la compañía. Ese pacto está sujeto a que se mantengan determinados umbrales de participación. Repsol necesitaría vender GNF para respaldar la compra de nuevos activos que le permitan ganar tamaño, disminuido tras la expropiación de YPF. En el entorno de la empresa no se citan compradores ni vendedores. Todo indica que la opción más estudiada es la de la colocación en Bolsa, aunque un paquete tan grande no se resuelve en una noche y, probablemente, requiera acuerdos con grandes inversores.

GNF es una fuente importante de los beneficios de Repsol. En el primer trimestre aportó un resultado de explotación de 464 millones, un 2,3% menos que en el primer semestre del año pasado. Los beneficios netos de Repsol se elevaron a 1.054 millones en ese periodo, lo que supone un incremento del 2,6% calculado a partir de la valoración de los inventarios a coste de reposición (CCS). Para la compañía es “especialmente significativo” al compararse con el primer semestre de 2012, ya que fue el último en el que Repsol consolidó su participación en YPF.

El resultado de la petrolera, siguiendo criterios contables de valoración de inventarios a coste medio (MIFO), ascendió a 901 millones. La compañía destaca el amplio nivel de liquidez y su capacidad para recortar la deuda en 1.112 millones, hasta 6.320 millones. Durante el citado periodo, la compañía aplicó su programa de dividendo flexible, que permite elegir entre una retribución en efectivo o en acciones, y recompró sus acciones preferentes. También vendió un 6% de autocartera al fondo asiático Temasek, además de su división de GNL a Shell.

El área de upstream (exploración y producción) mejoró su resultado operativo en un 1,5%, hasta los 1.161 millones, por la incorporación de nuevos campos. La producción de hidrocarburos creció un 12% y alcanzó los 359.700 barriles equivalentes de petróleo. Durante el ejercicio, la compañía ha puesto en producción importantes proyectos en Rusia y Brasil, donde ha hecho descubrimientos, además de Alaska y Argelia.

La otra área de actividad, la de downstream (refino, marketing, trading, química y GLP), registró un aumento del 9,9% en el resultado operativo. Las estaciones de servicio registraron un descenso en márgenes y en venta, que quedó compensada por la mayor actividad de las refinerías.

Por otro lado, Repsol ha solicitado ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) medidas cautelares para evitar que Chevron explote activos del yacimiento de Vaca Muerta (Argentina), tras el acuerdo alcanzado la semana pasada con YPF. La petrolera pretende que instruya al Gobierno argentino y a los de las provincias para que se abstengan “de realizar cualquier acto que implique la disposición de activos estratégicos de YPF”.

Repsol presentó en diciembre una solicitud de arbitraje ante el Ciadi para que el Gobierno argentino le compense por la expropiación del 51% de YPF. La petrolera solicitó “la declaración de ilegalidad de la expropiación y la compensación o restitución de los activos expropiados”, de manera que cualquier acuerdo para explotar Vaca Muerta es, en su opinión, ilegítimo, porque pone “en peligro la integridad de la restitución”.

Chevron e YPF sellaron un acuerdo el 16 de julio por el que la petrolera estadounidense invertirá 1.240 millones de dólares (unos 941 millones de euros) en la explotación de recursos no convencionales en Vaca Muerta.

Más información