Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica indemnizará a KPN con 100 millones si Competencia veta la compra

La holandesa pagará 50 millones a la española si su junta no aprueba la oferta

El acuerdo firmado por Telefónica para la compra de la filial alemana de KPN contempla una serie de cláusulas penales indemnizatorias para el caso de que la operación se vaya al traste, según quién sea el responsable de la ruptura. En caso de que sean las autoridades de Competencia las que veten la operación, será Telefónica la que tendrá que pagar 100 millones de euros de compensación como comisión de ruptura (break-up fee) a la compañía holandesa.

Ambos grupos confían en que no haya problemas para la aprobación de la operación. Desde el punto de vista europeo es un pequeño paso en la consolidación de un sector muy fragmentado. Desde el punto de vista del mercado alemán, en cambio, supone reducir a tres los grandes competidores del país, con lo que la decisión es algo más delicada.

Aún es pronto para pronunciarse sobre la operación, pero el portavoz de Neelie Kroes, la comisaria encargada de la Agenda Digital europea, ha saludado que se produzcan operaciones transfronterizas. Kroes está a favor de un mercado único de las telecomunicaciones, para el que quiere una mayor concentración. Sin embargo, el examen de la operación corresponde a los servicios de Competencia, que tienen al frente al comisario español Joaquín Almunia. Las autoridades alemanas también examinarán la operación.

Competencia ha puesto trabas a algunas operaciones de concentración en países como Austria o Grecia, pero los vientos soplan a favor de una mayor integración con la que hacer frente a las cuantiosas inversiones en redes de última generación.

El contrato entre ambas compañías prevé otras dos posibilidades de indemnización para el caso de que la operación no salga adelante. Hay prevista una compensación de 50 millones de euros para aquella compañía que no logre que su junta de accionistas apruebe la transacción. En el caso de Telefónica Deutschland es casi imposible, porque Telefónica controla el 77% del capital y se ha comprometido a votar a favor de la operación. En el de KPN también es improbable, pues la reacción en Bolsa ha sido muy buena ante el alto precio logrado por la compañía, salvo que Carlos Slim, que no ha apoyado la operación y es el primer accionista, maniobre en contra.

Además, KPN se compromete a pagar a Telefónica Deutschland 50 millones en caso de que deje de recomendar la operación a sus accionistas como consecuencia de que reciba una mejor oferta por su filial holandesa que supere los 8.600 millones.