Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy dice que hará lo posible por alargar en plan Pive para el automóvil

El presidente acude a un acto de Opel en Figueruelas

la empresa anuncia que fabricará en España el Mokka el segundo semestre de 2014

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al presidente de General Motors Europa, Karl-Thomas Neumann
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al presidente de General Motors Europa, Karl-Thomas Neumann EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha visitado la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza), donde se fabrican el Opel Corsa y el Meriva. Era un invitado especial de la compañía, que quería aprovechar el acto para anunciar de forma oficial lo que ya se conocía: su consejero delegado, Karl-Thomas Neuman ha confirmado que esta planta se encargará de fabricar el Opel Mokka a partir del segundo semestre de 2014. Será una llegada paulatina, primero los componentes, para montar el coche, y a continuación preparar la llegada de la segunda generación de este modelo que ahora se fabrica en Corea del Sur y que ha tenido un gran éxito de ventas. “Se trata de fabricar allí donde se vende el modelo” ha dicho Neuman, que ha dejado claro que España es un mercado fundamental. “En marzo y mayo fuimos número uno de ventas aquí, y la factoría de Figueruelas es puntera en competitividad, eficacia y sobre todo en un modelo de relaciones laborales que han sido fundamentales para mantener la compañía”.

El presidente de GM Europa, que ha destacado la profesionalidad de los trabajadores y su esfuerzo, ha recordado el apoyo de los gobiernos regionales y nacionales a la empresa. De ahí la presencia de Rajoy. Era la primera vez que el presidente visitaba la factoría y la primera vez que lo hacía un presidente del gobierno de España. Rajoy que no ha mantenido ningún contacto con los medios, ha hablado durante breves minutos para señalar que hará lo posible por mantener en el tiempo el plan Pive, el segundo programa de ayudas para ventas de automóviles, que ha logrado estabilizar las ventas de automóviles en junio y que acabará este mes, una vez se agoten previsiblemente los 150 millones de presupuesto con que cuenta en su segunda edición.

"Haré cuanto esté en mis manos para seguir manteniéndolo en el tiempo", aseguró el jefe del Ejecutivo en referencia al Pive, aunque reconoció que este es un momento difícil para las arcas del Estado, pues "el momento presupuestariamente no es bueno". "Recaudamos bastantes miles de millones menos que hace unos años", añadió.

Malestar entre los sindicatos

Rajoy al que acompañaba el ministro de industria, José Manuel Soria, no ha perdido la oportunidad de asegurar que el anuncio de la llegada del Mokka era importante porque hablaba de la recuperación de España, “del fin de la crisis”, y de la confianza de las grandes compañías en el país. “Por fin podemos dar una excelente noticia”. Lo decía tras su primera aparición en público, tras el nuevo episodio de los papeles de Bárcenas, y tanto él como el titular de Industria han aprovechado para relacionar la inversión de la multinacional y su apuesta por España por el éxito de las reformas de su Gobierno. Esto ha provocado el malestar de los representantes de los trabajadores, que han abandonado la sala. Los representantes de UGT y CC OO, Pedro Bona, José María Fernando, Ana Sánchez y José Juan Arceiz, expresidente del comité de empresa y líder de la federación del metal de UGT han dejado claro que “es una temeridad ligar la inversión de la empresa a las reformas del Gobierno, cuando el modelo de relaciones laborales en la planta se basa en el diálogo y en el pacto". Ha dicho que eso es "justo lo contrario de lo que hace el Gobierno", y así ha justificado su marcha.

Los sindicatos están satisfechos con la llegada del nuevo modelo que beneficiará a los 5.800 trabajadores de Opel y a otros tantos de las empresas auxiliares. Para adaptar la planta General Motors Europa invertirá 80 millones de dólares (62,5 millones de euros) en una primera fase para producir el modelo Mokka desde 2014. La decisión de fabricarlo en Figueruelas —actualmente se produce únicamente en la planta coreana de Bupyeong— no solo ayudará a mantener la carga de trabajo, y realizar contrataciones —entre 200 y 300 empleados más—, sino que puede paliar los eres el que están en vigor de 90 días y el futuro de 105.

Si el Mokka se afianza Figueruelas recuperará su capacidad de producción, medio millón de coches al año. Ahora produce 286.000 y la compañía no descarta aumentar inversiones en la planta. Neuman no ha querido confirmar que otros modelos como el Citroën C3 Picasso u otros podrían aterrizar en la planta zaragozana en el futuro. Lo que si es claro que el modelo Mokka, uno de los que mayor éxito de ventas ha tenido, afianza el futuro de la planta como una instalación puntera para la compañía.