La izquierda socialista pide a Hollande que frene la reforma de las pensiones

El ala izquierda del Partido Socialista francés señala que "nada justifica exigir más esfuerzos a los ciudadanos".

François Hollande, este lunes en París.
François Hollande, este lunes en París.PHILIPPE WOJAZER / AFP

Nuevo problema político a la vista para François Hollande: el ala izquierda del Partido Socialista no quiere ni oír hablar de la reforma de las pensiones exigida por Bruselas y Berlín y que ha comenzado a encauzar el Gobierno francés en la mesa del diálogo social con los sindicatos y la patronal. La corriente Ahora Izquierda ha escrito una carta a los parlamentarios socialistas en la que afirma que la reforma “no es ni urgente ni oportuna”, añade que “nada justifica social, económica y financieramente exigir más” a los ciudadanos, y concluye que el aumento del tiempo de cotización –una de las pistas anunciadas por Hollande- produciría “profunda angustia” a los franceses y “agravaría sus dificultades económicas en el peor momento”.

La postura de la corriente liderada por Emmanuel Maurel, vicepresidente de la región de Ile de France, refleja que la inquietud de muchos socialistas ante la reforma impulsada por el Gobierno va en aumento, y confirma que la concesión de la Comisión Europea a Hollande al no incluir en sus recomendaciones finales para Francia la obligación de subir la edad de jubilación no ha tenido el efecto balsámico que el presidente auguraba.

El ala izquierdista del PS, minoritaria en la sede de la calle de Solferino, exige a la dirección que abra un amplio debate sobre las pensiones y que organice una consulta entre los militantes de las federaciones antes de fijar su opinión sobre la reforma, que será tramitada por el Parlamento en septiembre.

En las bases socialistas, la oposición al proyecto es creciente, y algunas federaciones regionales han exigido que el PS se exprese contra “toda rebaja del montante de las pensiones”. Las disensiones internas sobre la línea económica de rigor marcada por el Gobierno son un secreto a voces tras la destitución de la ministra de Medio Ambiente, Delphine Batho, culpable de haber criticado los Presupuestos de 2014. Tras ser despedida sin contemplaciones, la ministra señaló que muchos franceses están hartos de “esta política de rigor que no dice su nombre”.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50