Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía construirá el aeropuerto más grande del mundo en Estambul

El proyecto, de 10.000 millones de euros, tendrá capacidad para 150 millones de pasajeros/año

Aeropuerto de Atatürk, en Estambul. Ampliar foto
Aeropuerto de Atatürk, en Estambul. EFE

El Gobierno turco ha firmado con cinco constructoras de ese país para construir el mayor aeropuerto del mundo en el barrio de Arvanutköy, a cerca de 50 kilómetros del centro de la ciudad. Las empresas pagarán 22.152 millones de euros al Estado turco para explotar el aeropuerto durante 25 años. Se estima que el proyecto costará 10.000 millones de euros.

Según las previsiones del Gobierno turco, el nuevo aeródromo sustituirá al aeropuerto internacional de Atatürk y tendrá capacidad para 150 millones de pasajeros al año. El proyecto prevé seis pistas, cerca de 200 puertas de embarque y capacidad para 500 aviones. El equipo de constructores prevé tener terminada la primera fase del proyecto en 2017.

El actual aeropuerto, a 15 kilómetros del centro, está saturado para un tráfico que no para de crecer. En 2012, pasaron por el aeropuerto de Atatürk 364.317 aviones, que transportaron algo más de 45 millones de pasajeros, un 20,6% más que el año anterior, según datos del Consejo Internacional de Aeropuertos. En 2009, Estambul inauguró su segundo aeropuerto, por el que el año pasado pasaron otros 15 millones de pasajeros.

Pero Turquía mira aún más lejos y tiene una ambición: convertir a Estambul en uno de los centros del transporte aéreo internacional en el siglo XXI. Al igual que sus rivales en el golfo Pérsico, Dubái y Doha (Catar), la mayor ciudad de Turquía tiene la ventaja de su posición geográfica, que le permite servir de única escala para vuelos entre Asia, América y Europa. Y, al contrario que las monarquías del Golfo, Estambul, con sus más de diez millones de habitantes, no solo es una fuente de tráfico mucho mayor, sino además es ya un destino turístico establecido.

Por su parte, varios grupos ecologistas han protestado por la destrucción de más de 6.000 hectáreas de bosque en uno de los pulmones verdes de la mayor ciudad turca.