El Banco de España prevé un 2013 difícil para el sector por la caída de la actividad

El supervisor advierte de que la morosidad seguirá al alza, pero con menos intensidad Considera que no se cumple el escenario dibujado en las pruebas de resistencia Cifra las refinanciaciones en 208.206 millones a cierre de 2012, el 37% morosas

Fuente: Banco de España.
Fuente: Banco de España.EL PAÍS

El Banco de España vaticina que este año 2013 volverá a ser un ejercicio “difícil” para la banca española por el débil comportamiento que tendrá la economía, según afirma el supervisor en su último boletín financiero. Además, por los mismos motivos, advierte de que la tasa de morosidad en las carteras de crédito seguirá subiendo mientras la financiación a empresas y familias se mantendrá a la baja.

El organismo dirigido por Luis María Linde matiza, sin embargo, que “la situación es diferente a la del año 2012, porque las provisiones realizadas como consecuencia de los reales decretos leyes, las pruebas de resistencia y los traspasos a la Sareb acotan las incertidumbres y el impacto sobre la solvencia del aumento de la morosidad”.

A este respecto, el Banco de España destaca que “a lo largo de los últimos meses de 2012 y los primeros de 2013, el sector bancario español ha transitado, desde una situación caracterizada por la incertidumbre respecto de las valoraciones de una parte de sus activos y por la profundización en su proceso de reestructuración y recapitalización, hacia otra en la que el énfasis se enfoca en su desempeño, en un contexto en el que aún perdura la incertidumbre en los mercados financieros”.

El informe también hace una mención especial a las refinanciaciones tras la decisión del supervisor de reforzar las condiciones para que las entidades lleven a cabo estas operaciones. A cierre de 2012, el sector contaba con 208.206 millones en crédito refinanciado. Una tercera parte correspondían al sector inmobiliario o constructor y un 24,4% a hipotecas.

El 37% del total del crédito reestructurado estaba clasificado como moroso, lo que equivale a unos 77.000 millones; mientras el 20,6% era subestándar (con algún riesgo de impago) y el 42,4% restante se consideraba normal. La cobertura mediante provisiones de las refinanciaciones y reestructuraciones subestándar es de un 18,4%, mientras que la de los dudosos es del 40,6%.

“Son políticas de gestión que pueden ser eficaces para solventar situaciones en las que los clientes atraviesan situaciones temporales de dificultades de liquidez, pero que disponen de capacidad de pago a medio plazo. Desde esta perspectiva, en situaciones —poco frecuentes— en las que la economía real atraviesa de forma consecutiva dos períodos de recesión parte de las operaciones refinanciadas y reestructuradas podría devenir en dudosa”, afirma el Banco de España.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS