Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV envía el caso Pescanova a la Fiscalía por información privilegiada

El presidente del grupo vendió el 7% de la empresa días antes de comunicar sus problemas

El presidente de Pescanova, Manuel Fernandez de Sousa.
El presidente de Pescanova, Manuel Fernandez de Sousa. EL PAÍS

La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, ha enviado el expediente de Pescanova a la Fiscalía General del Estado para que actúe por un supuesto delito de información privilegiada del presidente de la empresa, Manuel Fernández de Sousa. El empresario vendió a escondidas la mitad de sus acciones en Pescanova por 31,5 millones días antes de que el grupo de alimentación comunicase sus problemas de contabilidad, lo que con el tiempo ha desembocado en la entrada del grupo en concurso de acreedores.

Según ha explicado Rodríguez a los periodistas tras participar en el XX Encuentro del Sector Financiero, la comisión ejecutiva de la CNMV envió el pasado jueves todas las investigaciones que había realizado sobre Pescanova a la Fiscalía General del Estado. El expediente, que fue registrado al día siguiente, hacía referencia a un posible delito de abuso de mercado. En concreto, contra el artículo 285 del Código Penal, que es la que contempla el uso de información privilegiada.

Fuentes del regulador han destacado que el expediente se ha enviado apenas 40 días después de que la CNMV abriera investigación, una diligencia que se considera que se ha llevado a cabo "en tiempo récord". Las mismas fuentes justifican el envío de las actuaciones por "la alerta social que había provocado la situación de la compañía".

Junto al caso por información privilegiada que ha llegado ya a la Justicia, la CNMV sigue investigando por su cuenta otras tres posibles irregularidades cometidas por Pescanova y su presidente en las últimas semanas. Una de ellas es la no comunicación de la participación de Sousa. Dos, el retraso en el envío de los requerimientos solicitados por el regulador y, tres, la no remisión de las cuentas de 2012, resultados en los que el grupo debería concretar su deuda.

Sousa vendió el 7% de Pescanova en diversas fechas entre diciembre de 2012 y el 27 de febrero, ventas que no comunicó a la CNMV pese a que así se lo exigía la ley, que obliga a los inversores relevantes y administradores a informar de los cambios. Las diferentes operaciones se cerraron a un precio que oscila entre los 13,60 euros y los 17,56. Sin embargo, los títulos cayeron con fuerza en Bolsa tras el anuncio de Pescanova de su doble contabilidad, hasta los 5,91 euros, el nivel en el que siguen tras ser suspendidas de cotización al inicio de las irregularidades.

Además, este lunes se ha conocido que Sociedad Gallega de Importación de Carbones, empresa controlada al 100% por Sousa, redujo su participación en Pescanova hasta el 0,052% a principios de año. Según consta en los registros de la CNMV, la firma vendió tres paquetes de acciones entre 3 y el 7 de enero, a un precio que osciló entre los 14,50 euros y los 15,26 euros por acción.

Más información