Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín critica el plan de Guindos para dar liquidez a las preferentes

Las entidades aportarán el tres por mil de los depósitos al Fondo de Garantía

El BBVA aportará unos 110 millones extra por no contribuir al banco malo

Emilio Botín, hoy en Madrid.
Emilio Botín, hoy en Madrid. EFE

No es habitual, pero tampoco es la primera vez. Tras realizar una campaña contra de la creación del banco malo (en la que no tuvo éxito), el presidente del Santander, Emilio Botín, se muestra ahora contrario a la última medida del ministro de Economía, Luis de Guindos. Botín rechaza que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) dé liquidez a las preferentes de las entidades nacionalizadas Novagalicia Banco y CatalunyaBanc, tal y como acordó el Gobierno hace dos semanas. El problema no es que se cree este mercado de liquidez, sino que está previsto hacerlo con el dinero de todos los bancos sanos.

El Santander ya ha aportado unos 800 millones al banco malo, Sareb, por lo que la idea de aportar alrededor de 315 millones más (según fuentes del mercado), no es del gusto de Botín.

El 23 de marzo pasado el Gobierno presentó un Real Decreto Ley que establecía una derrama extraordinaria al FGD del tres por mil de los depósitos computables, con algunas deducciones, con lo que el Ejecutivo espera obtener entre 1.500 y 2.000 millones.

Botín fue claro en su mensaje este martes: “Cada uno debe pagar lo suyo. El Santander ha solucionado su tema perfectamente. El que no lo haya solucionado, que lo haga. Los bancos no han cometido errores, han sido los cajas”, apuntó el directivo en la presentación de la Memoria 2012 de la Fundación Botín, según Europa Press. La Fundación invertirá un 30% más en 2013, 65 millones, para impulsar las obras del Centro Botín, que abrirá en junio de 2014.

Sin embargo, el Gobierno compensará en parte a las entidades que han aportado fondos al banco malo. El dinero se colocará en dos fases: el 40% a principios de 2014 y el 60% en siete años. Los bancos se pueden deducir el 30% de lo invertido en la Sareb con el tope del 90% de la primera aportación. En la práctica, eso supone una deducción del 36% sobre las aportaciones totales del tres por mil que les correspondería colocar en el FGD.

Pago extra para el BBVA

El BBVA, que no ha participado en el Sareb, tendrá que aportar unos 300 millones brutos (220 millones netos del impacto fiscal) al Fondo de Garantía, según confirmó la entidad. El banco presidida por Francisco González aportará el 40%, unos 120 millones, en los 20 primeros días de 2014. La cantidad restante, unos 180 millones, se aportará dentro de siete años como máximo. Si el BBVA hubiera entrado en el capital del banco malo le hubiera correspondido colocar unos 800 millones entre capital y deuda. Sin embargo, ahora se habría ahorrado unos 110 millones en su derrama al FGD (el 90% de la aportación inicial y el 36% de la total).

Cada uno debe pagar lo suyo. El que no lo ha hecho, que lo haga”

Emilio Botín

Tras los descuentos aplicados por invertir en el banco malo, según cálculos de los bancos de inversión, Caixabank tendrá que aportar unos 230 millones; 150 millones el Banco Popular y 130 millones el Sabadell. Las entidades no han comunicado todavía su aportación definitiva.

No obstante, la comisión gestora del FGD deberá decidir, por mayoría de dos tercios, si aprueba esta rebaja a los bancos accionistas del banco malo y si exime del pago de la primera parte de la derrama a las entidades nacionalizadas. El Banco de España ocupa seis puestos de los doce que existen. Es decir, la gran banca podría tomarse su revancha y no excluir a los bancos del Estado.

El Fondo de Garantía no cubre todos los depósitos. Del total, 1,48 billones, una parte corresponden a la Administración, al negocio entre bancos, a los depósitos de las filiales, etcétera. Sobre el resto, solo están cubiertos los menores de 100.000 euros por depositante. Se estima que, del conjunto, alrededor del 50% están asegurados.