Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La posibilidad de que el Eurogrupo repita la vía chipriota asusta a los mercados

Dijsselbloem deja abierta la opción de dejar caer a la banca en futuros rescates

El Ibex 35 se desploma un 2,27% arrastrado por la banca tras abrir la jornada en verde

La prima de riesgo española sube hasta superar los 360 puntos básicos y el euro cae

Los mercados han recibido el acuerdo entre Chipre y el Eurogrupo con una fugaz bienvenida y han llegado a cotizar en verde durante buena parte de la mañana pero han acabado el día con importantes caídas. La jornada empezó con cierto optimismo, pero las ganancias duraron poco y las primeras dudas aparecieron antes incluso de la pausa para comer. Sobre este terreno resbaladizo, el detonante de las ventas fueron las declaraciones del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que se ha atrevido a apuntar que la opción elegida para Chipre, donde se ha dejado caer al segundo banco del país, podría extenderse a otros socios con problemas en su sector financiero.

Así, poco antes de las 17.00 (hora peninsular española), el Ibex ha llegado a ceder un 2,6%, aunque tras este momento de alarma ha moderado el batacazo y ha acabado cerrando con un recorte del 2,20%, con lo que mañana abrirá en 8.140 puntos. Madrid ha sido junto a Milán, que ha bajado un 2,5%, la plaza que más ha sufrido tras las palabras de Dijsselbloem por el peso que tiene en ellos la banca.

En la deuda, el quinto rescate que sufre la Eurozona tampoco ha servido de análgesico. Por la tarde, la prima de riesgo española, que es el sobreprecio exigido a sus bonos a 10 años frente a los alemanes, ha subido hasta superar los 360 (3,60 puntos porcentuales).

"Lo mejor que se puede decir del acuerdo es que al final han logrado llegar a un acuerdo", pero poco más, ya que "es malo para Chipre y sus ciudadanos", ha resumido Raoul Ruparel, economista del centro de análisis Open Europe desde Londres. A cambio de mantener a este diminuto país en el euro, continúa, se le condena a renunciar al crecimiento y a automutilar su sistema financiera, lo que hasta ahora era su principal industrial. Asimismo, con la austeridad que tendrá que imponer para afrontar una deuda pública en niveles insostenibles, el futuro que le espera es de "un aumento del paro y la tensión social", opina.

Más información