ALLAN RUSHFORTH / Vicepresidente de Hyundai Motor Europa

“Ahora es más fácil vender coches coreanos en Europa”

Allan Rushforth, vicepresidente de Hyundai Motor Europa
Allan Rushforth, vicepresidente de Hyundai Motor EuropaCLAUDIO ÁLVAREZ

En el debilitado mercado del automóvil europeo, que encadena cinco años de caídas de ventas, el fabricante surcoreano Hyundai ha conseguido ir contracorriente. La marca, popular por su buena relación calidad-precio, ha ganado cuota de mercado en el Viejo Continente, aunque su presencia aún es modesta (3,5%), y ha visto cómo sus ventas crecían en 2012 un 8,6% en el mundo, un 10,2% en Europa y un 6,3% en España. Su vicepresidente y director de Operaciones en Europa, el británico Allan Rushforth, de 54 años, explica en una entrevista cómo la empresa afronta la crisis europea.

Pregunta. ¿Es muy difícil vender coches coreanos en Europa?

Respuesta. En realidad es más fácil vender ahora coches coreanos en Europa que hace cinco años, porque en Europa no solo ha habido una crisis financiera, sino que también hemos visto cambios fundamentales en la conducta de los consumidores. En España es un poco distinto, porque es un país más abierto a marcas diferentes. Pero en general en Europa los consumidores están abriéndose a otras marcas, en el sentido de que se entiende que hay otras marcas que ofrecen también calidad, que son productos en los que pueden confiar. Y eso ha beneficiado a Hyundai.

P. ¿Por qué en concreto considera que ese hecho está beneficiando a Hyundai?

“Los consumidores están abriéndose a otras marcas y eso nos ha beneficiado”

R. Los consumidores hoy buscan valor, mucho más ahora que hace cinco años. Y ese valor se expresa a través de muchas maneras. Hyundai tiene una fuerte reputación de valor y eso nos ha ayudado a atraer clientes y ha hecho más fácil vender coches. Cuando la gente tiene que comprar un coche, muchos eligen Hyundai porque ofrece buena calidad, bajas emisiones y un buen precio. Además, en los últimos dos años hemos empezado a ofrecer más diseño, para hacer los coches más funcionales y atractivos. El 30% de los que han comprado un Hyundai en los últimos 12 meses asegura que lo ha hecho por el diseño, lo que constituye un gran paso adelante para una marca como la nuestra. Detrás de todo esto también subyace el hecho de que Corea del Sur se ha convertido en un país más visible para los consumidores europeos. Cuanto más se conoce y entiende la cultura y la nación surcoreanas, más fácil es vender sus productos en otros países. No solo coches, sino también electrónica, etcétera. Además, creo que tenemos vehículos que la gente quiere comprar, porque son más atractivos, y una amplia gama de modelos: hemos sacado al mercado 15 modelos nuevos en los últimos cinco años.

P. ¿Cuándo prevé que se recupere el mercado europeo?

R. Hace unas semanas hablé con nuestros directivos en Europa y todos me dijeron que los resultados en enero les han sorprendido. Creo que las perspectivas son mejores para este año en la zona euro. Dependerá mucho de lo que pase en las elecciones de septiembre en Alemania, porque ese país supone el 20% del mercado europeo del automóvil. Nosotros, de momento, estamos consiguiendo crecer en un mercado en declive. Este año también, tanto en España como en Europa. Nuestra cuota de mercado en Europa ha pasado en los últimos años del 1,8% al 3,5%. Todavía somos unos jugadores pequeños. En España también hemos ganado cuota y este año se trata de mantener esa cuota y esperar volver a crecer en 2014. Pero hay que ver si la economía europea lo permite. Creo que España ya ha tocado fondo, que ha pasado lo peor. Y soy bastante optimista sobre las posibilidades de Hyundai en España.

P. La crisis les ha obligado a reducir su objetivo de ventas para 2012 en Europa: de 500.000 a 444.000 coches vendidos. ¿Qué otras medidas se están tomando para capear el temporal?

R. Cuando establecimos este objetivo no podíamos imaginar la magnitud de la crisis que se avecinaba y hemos tenido que cambiarlo para alcanzar la cuota de mercado del 5% en 2020, en lugar de 2015. Creo que algunos fabricantes instalados en Europa tienen pendientes reestructuraciones, ajustes de personal y de capacidad de producción que todavía no se han producido. Y eso va a ofrecer una imagen negativa que puede afectar un poco al mercado. Nos estamos centrando en consolidar nuestra cuota de mercado. Queremos mejorar la visibilidad de la marca, porque ahora es baja: un 70% de nuestros clientes viene de otra marca. Hay que fomentar la fidelidad de los clientes, para que se queden con nosotros, por eso ofrecemos garantías de cinco años, por ejemplo.

P. ¿Se están planeando ajustes de personal o producción?

R. No, al contrario. Las ventas crecen en Europa y el 90% de lo que vendemos aquí se produce en República Checa y Turquía, lo que nos mantiene al margen de otros elementos que afectan a Hyundai a nivel global, como la revalorización del won surcoreano frente al dólar, que perjudica las exportaciones.

“Creo que España ya ha tocado fondo, que ha pasado lo peor”

P. En algunos países los Gobiernos están ayudando a sus fabricantes. ¿Cree que es justo?

R. Eso es política. Yo soy un hombre de negocios y prefiero concentrarme en las cosas en las que puedo influir.

P. ¿Habrá fusiones entre fabricantes en Europa?

R. No veo muchos cambios en un futuro inmediato.

P. Gracias a la flexibilidad laboral y la bajada de los costes, España está atrayendo inversiones de fabricantes ya instalados aquí. ¿Hyundai podría dar el paso y fabricar en España?

R. No creo. Ya hemos incrementado la capacidad en Europa, tanto en la fábrica de República Checa como en la de Turquía. En conjunto tenemos una capacidad de 510.000 vehículos al año y este nivel se mantendrá los próximos dos años. No creo que vayamos a invertir en un tercer país. Pero es cierto que los costes laborales están cayendo en España y que hay oportunidades para el país. Los fabricantes que ya tienen capacidad productiva en España probablemente la ampliarán, habrá nuevas inversiones. No hay duda de que el mercado español se está convirtiendo en más competitivo.

P. Los fabricantes europeos se quejan de las ventajas que supone para las marcas coreanas el tratado comercial vigente entre la UE y Corea del Sur.

R. Es una distracción. El 90% de los coches que vendemos en Europa se fabrica en Europa y el 70% de los componentes también. No nos beneficiamos de ese tratado comercial.

P. ¿Cómo está afectando la apreciación del won?

R. Nos afecta menos, porque el 72% de la producción de Hyundai se produce fuera de Corea e intentamos que los beneficios de cada región se reinviertan en esa región. Pero nos afecta, claro, aunque menos de lo que lo hizo hace una década a la industria japonesa.

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS