Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE amenaza con cortar el crédito a la banca chipriota el martes próximo

Nicosia afirma que sin más dinero de Fráncfort el sistema bancario no durará una semana

El miembro alemán del comité ejecutivo del BCE, Jörg Asmussen (izquierda), charla con el presidente del banco, Mario Draghi.
El miembro alemán del comité ejecutivo del BCE, Jörg Asmussen (izquierda), charla con el presidente del banco, Mario Draghi. EFE

La negociación con Chipre se parece a una jugada de mus. El Eurogrupo apostó fuerte con las condiciones del rescate. Nicosia subió el envite (al rechazar la propuesta europea) y ahora el Banco Central Europeo (BCE) ha lanzado el órdago. Tras la fiesta del Día de la Independencia griega, el lunes, está previsto que el martes abran los bancos chipriotas. Sin embargo, si el Eurogrupo y Chipre no han llegado a un acuerdo para ese martes, no habrá dinero que retirar de las ventanillas.

Hasta ahora, las entidades de la isla han entregado cantidades limitadas por los cajeros automáticos, pero han cortado todas las transferencias electrónicas y los pagos por Internet. Según fuentes del Ministerio de Economía, sin la manguera de liquidez del BCE, no habrá dinero ni para una semana. Probablemente, mucho menos tiempo.

"El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo decidió mantener el nivel actual de la Provisión Urgente de Liquidez (ELA, en sus siglas en inglés) hasta el lunes 25 de marzo de 2013. A partir de esa fecha, solo se podrá considerar la Provisión Urgente de Liquidez si se ha establecido un programa de la UE y el FMI que asegure la solvencia de las entidades de crédito afectadas", ha confirmado este jueves el BCE en un comunicado.

La banca chipriota está subsidiada por Fráncfort en mayor o menor medida

Si se cumple la amenaza, Chipre entrará en bancarrota. Y entonces sí que llegará el caos para la isla y los graves problemas para toda la Eurozona por los daños colaterales y las graves consecuencias que podría tener la primera quiebra de la zona euro. Desde 2011, la banca de Nicosia está subsidiada por Fráncfort en mayor o menor medida, según fuentes de Economía. Esta situación se agudizó en 2012 cuando se aplicó la quita a la deuda griega, uno de los grandes activos en los que invertían los bancos chipriotas. Otra de las actividades era prestar a empresas griegas, que también viven momentos muy malos.

Jörg Asmussen, representante alemán en el directorio del BCE, se posicionó en el mismo sentido que Economía. Según Asmussen la entidad presidida por Mario Draghi no dará liquidez a los bancos chipriotas si no hay un acuerdo sobre el rescate que permita recapitalizarlos.

El BCE puede “proporcionar liquidez de emergencia solo a los bancos solventes”, subrayó Asmussen en una entrevista al semanario alemán Die Zeit. “La solvencia de los bancos chipriotas no se puede dar por sentada si no se acuerda pronto un programa de ayuda que permita la rápida recapitalización del sector bancario”, resaltó.

Obviamente, si se vaciaran los bancos, el agujero de Chipre sería todavía mayor porque la insolvencia sería absoluta. Sobre la tasa a los depositantes, Asmussen aseguró que se trata de una solución “única” para Chipre por los desequilibrios de su sector bancario, que en su opinión no se dan en ningún otro Estado miembro. No obstante, Chipre no es el único centro off shore (donde los no residentes no pagan impuestos) de la zona euro porque Luxemburgo tiene el mismo régimen fiscal.

Según fuentes del Eurogrupo, en un momento de la negociación Nicosia dijo que podría reducir el importe del rescate en 2.000 millones con el patrimonio de los fondos públicos de pensiones. Este dinero se invertiría en acciones de los bancos para reforzar el capital. El Fondo Monetario Internacional desechó esta idea al argumentar que implícitamente sería como elevar la deuda pública de Chipre en esta cifra, ya que el Estado es el responsable de la salud del sistema bancario.