Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FROB suspende la venta de Catalunya Banc ante la falta de ofertas interesantes

La falta de ayudas las incertidumbres echaron atrás a los bancos interesados

La entidad continuará en solitario con acuerdos comerciales con Bankia

Solo el Santander y el Popular habían presentado pujas competitivas por la entidad nacionalizada

Una mujer en un cajero de Catalunya Banc
Una mujer en un cajero de Catalunya Banc REUTERS

En 2008 se cambió al equipo ejecutivo de CatalunyaBanc porque la entonces caja ya tenía graves problemas de gestión. Más de cuatro años después, la entidad sigue sin rumbo claro. Esta es una de las lacras de la reestructuración del sistema financiero español. Este lunes por la noche, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) anunció que había suspendido la subasta de CatalunyaBanc y que ahora buscará la mejor opción para la entidad, que cuenta con capital para continuar en solitario. Solo el Santander y el Popular habían presentado ofertas mínimamente competitivas, aunque por debajo de lo esperado. El Sabadell, el BBVA y Kutxabank, no realizaron ofertas relevantes, a juicio del FROB. Las incertidumres sobre el mercado financiero y la falta de ayudas han provocado el fracaso de la subasta.

Para los contribuyentes, que se juegan 12.050 millones en esta entidad, puede ser una buena noticia porque si se hubiera vendido por un euro habrían perdido todo su dinero. Esto es lo que sucedió con el Banco de Valencia, que se entregó a La Caixa por un euro, con un agujero irrecuperable de unos 5.500 millones.

El Estado ha recurrido a la letra de la normativa europea para sortear la mala venta de una entidad con unos activos de unos 60.000 millones de euros. Bruselas dice que los trámites para la venta deberían empezar como muy tarde a finales de 2015 y que un acuerdo de venta debería firmarse antes de finales de 2016.

El Gobierno ya declaró que no estaba dispuesto a vender CatalunyaBanc por un euro ni que tampoco pondría un esquema de protección de activos (un fondo ante la posible morosidad futura que pudiera aparecer) para el comprador. Según su plan de reestructuración, el banco tiene previsto cerrar las cuentas de 2012 con unas pérdidas brutas de entre 11.000 y 12.000 millones, aunque antes de provisiones tenía un resultado positivo.

El director general del FROB, Antonio Carrascosa, descartó hace días la posibilidad de vender CatalunyaBanc por partes y subrayó que la entidad catalana solo se adjudicaría si existiera “una buena oferta”. “Si no hay una buena oferta, no se vende”, subrayó. En el sector financiero se interpretó que eso quería decir que el FROB no aceptaría ninguna oferta por menos de 1.000 millones. Fuentes del mercado comentaron que la oferta del Santander no era “muy generosa. El interés de esta entidad es limitado por CatalunyaBanc”. Estas fuentes también recuerdan que el Santander tiene la incertidumbre de lo que ocurrirá con Alfredo Sáenz, consejero delegado, ya que el Banco de España está analizando si lo inhabilita o no. Una compra tan importante como la de CatalunyaBanc sería mucho más difícil de asimilar con un cambio tan profundo en la gestión del Santander, añaden fuentes del mercado. Carrascosa también dijo se podría estudiar su posible integración en Bankia. El Gobierno estudia qué hacer con los actuales gestores mientras planifica cómo podría unificar la actividad comercial con Bankia, aunque con marcas independientes porque se considera que CatalunyaBanc tiene valor en el mercado.

Al parecer, el Banco de España tenía interés en vender la entidad como un paso adecuado para la reestructuración del sistema financiero, pero el Gobierno lo supeditaba a no incrementar el déficit. Al final, CatalunyaBanc seguirá buscando su destino.