La dirección de Orizonia asume la caída del grupo y prepara 4.000 despidos

La compañía no garantiza a toda la plantilla el pago de la nómina de febrero La firma trabaja en el traspaso de marcas con actividad apetecible para grupos competidores La aerolínea Orbest ha cancelado todas las reservas para salidas a partir del 20 de febrero La firma comunica a parte de su plantilla que no acuda a su puesto de trabajo

Trabajadores de Orizonia a las puertas de la sede de Palma
Trabajadores de Orizonia a las puertas de la sede de PalmaMontserrat T Diez / EFE

La dirección del conglomerado de marcas y operadores turísticos Orizonia asumio su situación de práctico fiasco esta tarde ante una delegación de trabajadores. La primera consecuencia será un ERE para unos 4.000 empleados. Además, la compañía comunicó por carta a mucho de sus empleados que no acudan ya el miércoles a trabajar, apuntan fuentes de la plantilla

Más información

Los gestores de la sociedad, que está en preconcurso de acreedores, están negociado in extremis la venta fragmentada de los mejores segmentos de la compañía. Con este movimiento, pretenden salvar del hundimiento a unos 800 trabajadores que hallarían nuevo empleo en las nuevas empresas que se harían con la propiedad de esos segmentos. No está asegurado el pago de la nómina de febrero a los 5.000 empleados.

La aerolínea Orbest, perteneciente al grupo, ha cancelado todas las reservas para salidas a partir del 20 de febrero realizadas a través de su sitio online. La compañía ha anunciado la cancelación mediante un anuncio en su página web.

La compañía que se desintegra no concretó las operaciones de liquidación en marcha, amparándose en la confidencialidad de la negociación. En especial se trabaja en el traspaso de las marcas operativas cuya actividad que es apetecible para grupos competidores. El interés se centra en la pequeña compañía aérea Orbest, que opera en el Caribe principalmente, en las 900 agencias minoristas de Vibo y, posiblemente, el negocio sobre la explotación de la decena de hoteles Luabay, que no son en propiedad. Barceló y Globalia estaban interesados en hacerse con estas ramas que se salvan del antiguo imperio turístico. La propiedad no facilitó datos sobre los tratos.

El peso de la deuda, 650 millones, ha restado atractivo a Orizonia como inversión para los fondos Carlyle Group, ICG Equity Fund y Vista Capital. En 2006 estos fondos compraron Orizonia al grupo de Viajes Iberia de los Fluxá por 900 millones.

La falta de fondos en la caja bloqueó la actividad de viajes y vacaciones, la venta de billetes y en normal funcionamiento de la chárter. La presión de la agencia internacional de Aviación IATA dio la puntilla. La dirección de Orizonia anticipó a los empleados que se les anunciará un permiso, previo a una extinción definitiva.

En diciembre, Globalia cerró la compra de Orizonia y ganó al grupo Barceló. Pero el pacto de integración Globalia/Orizonia entro en colapso la semana pasada por la crisis financiera aguda abierta y, además, por las objeciones del servicio de la Competencia. Estas dudas sobre posibles ámbitos afectados por un monopolio comercial bloqueó la integración, la echó atrás. El grupo de Juan José Hidalgo, que había anticipado unos 15 millones se quedó quieto. La malla de marcas de ocio y viajes Orizonia facturó más de 2000 millones, tiene 5000 empleados. Los representantes del capital propietario anticiparon que el pago de la nómina de febrero no está asegurado.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50