Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Otto Beisheim, magnate del comercio minorista

El multimillonario alemán, uno de los accionistas de referencia de Media Markt, se suicida en su mansión bávara

El empresario alemán Otto Beisheim.
El empresario alemán Otto Beisheim. AFP

El multimillonario Otto Beisheim se aseguró en vida un monumento de primer orden: junto a la famosa plaza Potsdam de Berlín levantó un complejo inmobiliario de 450 millones de euros terminado en 2004. Además de hoteles de lujo, apartamentos y oficinas, el Beisheim Center tiene una plaza dedicada a Inge Beisheim, bautizada así como homenaje fúnebre a la memoria de su esposa, muerta en 1999. A esta no se le conocen más méritos públicos que haber estado casada durante 50 años con el fundador y uno de los principales accionistas de Metro, un gigante del comercio mayorista y minorista con presencia mundial. Entre otras cadenas, Metro es propietaria de las marcas Media Markt y Saturn, así como de Real y de los grandes almacenes Kaufhof. Pero su principal negocio es la venta al por mayor a través de Metro Cash and Carry. El consorcio emplea a casi 300.000 personas en todo el mundo.

Otto Beisheim nació en una pequeña localidad cercana a Essen, el corazón industrial de la comarca del Ruhr, en 1924. Antes de cumplir los 20 años ingresó en la Waffen-SS, la sección de combate de la organización paramilitar nazi SS; y según la agencia Bloomberg y otras fuentes, formó parte de la división que constituía la guardia personal de Hitler. Su largo silencio al respecto provocó numerosos rumores sobre el asunto; en 2006, una de las fundaciones del magnate alemán confirmó la pertenencia de Beisheim a aquella formación nacionalsocialista. Tras pasar por un campo de prisioneros de guerra británico y someterse al proceso de desnazificación, Beisheim se formó como comercial. A principios de los sesenta, durante un viaje de negocios en Estados Unidos, conoció las nuevas estructuras de comercio mayorista que inspirarían su exitoso modelo de negocio. Su fortuna personal se calcula en unos 3.500 millones de euros.

Beisheim no ha tenido hijos, pero ha repartido su dinero en diferentes fundaciones muy prácticas para ahorrar impuestos. Además, adoptó la nacionalidad suiza en 1988. De sus muchas actividades de mecenazgo y caridad destacan los 30 millones de euros que donó a una escuela de negocios de Coblenza, llamada desde entonces Otto Beisheim School of Management. En lo personal y lo mismo que sus paisanos Otto y Theo Albrecht, dueños de Aldi, Beisheim vestía y se comportaba con relativa sencillez. El lunes fue encontrado muerto en su mansión de Baviera. Padecía una enfermedad grave e incurable y según las informaciones disponibles, se había suicidado.