Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria revisa los costes de distribución de la luz días después del último cambio

El Ministerio eleva las previsiones tras el decreto ley del viernes aprobado para reducir costes

La nueva previsión fija la retribución a las compañías en 5.253 millones por distribuir la energía

Subestación eléctrica en el barrio de La Estrella, en Madrid.
Subestación eléctrica en el barrio de La Estrella, en Madrid. EFE

El Ministerio de Industria ha incrementado su previsión de costes relacionados con el transporte y la distribución de energía eléctrica para 2013 a pesar de los cambios introducidos vía decreto ley el viernes para recortar la retribución de estas actividades reguladas. Esto es debido a que ha aumentado el número de activos a remunerar y porque, además, las eléctricas tradicionales serán compensadas por las mejoras en la calidad del servicio y las inversiones realizadas para reducir las pérdidas de energía de años anteriores, según han explicado fuentes del sector.

En el mes de diciembre, Industria envió a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) una propuesta de peajes eléctricos en la que cifraba los costes correspondientes a la distribución en 5.161,4 millones de euros, una cifra que ahora ha elevado a 5.253,5 millones de euros. Los costes relacionados con el transporte pasan de 1.637,1 a 1.662 millones de euros.

Además, en la orden remitida el pasado viernes al organismo supervisor, se ha incluido una nueva partida de 265 millones de euros bajo el epígrafe de "previsiones de sobrecostes en redes liquidables en 2003". De esa cantidad, 15 millones corresponden a "incentivos" por la disponibilidad del transporte 2012-2013 —cuya normativa se encuentra en fase de elaboración— y 250 millones de euros a incentivos a la reducción de pérdidas correspondientes —2012 y 2013— y a la mejora de la calidad —2011, 2012 y 2013—.

Por su parte, las primas al régimen especial —renovables y cogeneración— se reducen ligeramente, al pasar de 9.060 a 8.913 millones; y los pagos previstos a la gran industria por permitir que se les interrumpa el suministro en caso de necesidad para el sistema se elevan de 484 a 749 millones de euros.

Por contra, la previsión de ingresos vía tarifas de acceso reguladas se mantiene en ambas órdenes en 14.077 millones. Industria también prevé recaudar 2.921 millones con los nuevos impuestos energéticos y destinar al sistema hasta 450 millones procedentes de las subastas de CO2.

También se anota como "otros ingresos del sistema" el crédito extraordinario de 2.200 millones de euros que se concederá al Ministerio de Industria para cubrir el desfase que pueda producirse en las primas al régimen especial.

La partida de costes que registra una mayor variación y que, por tanto, hace posible la cuadratura del círculo para que en 2013 no se genere más déficit de tarifa es la relacionada con el exceso de déficit eléctrico correspondiente a años anteriores, que pasa de 1.951,6 a 360,4 millones.

Esta reducción se logra después de que el Ejecutivo cambiara la normativa para poder "titulizar" —convertir en emisiones de deuda— con cargo al FADE el exceso de déficit correspondiente a 2012, año en el que sólo se podían generar 1.500 millones de deuda, una cifra que se ha superado en 3.600 millones.

El pasado viernes, el Consejo de Ministros aprobó un real decreto de medidas urgentes para evitar un nuevo incremento de la factura eléctrica, una reforma que, según Soria, conllevará recortes a la retribución de las actividades reguladas y cambios en las primas a las renovables y con la que se prevé ahorrar entre 600 y 800 millones.

El real decreto ha cambiado el método para actualizar anualmente la retribución de las actividades reguladas, que pasarán a estar indexadas a la inflación subyacente a impuestos constantes en lugar de al IPC, lo que permitirá ahorrar 330 y 340 millones. Además, a partir de ahora los productores del régimen especial acogidos al Real Decreto 661 recibirán una tarifa fija excepto aquellos que prefieran cobrar el precio de mercado (sin prima).

Hasta ahora, podían elegir si querían cobrar una tarifa regulada fija o el precio de mercado más una prima y podían cambiar de decisión con cierta periodicidad.