Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gestamp estrecha lazos con Japón

El grupo español de componentes para el automóvil se alía con Mitsui

Gestamp cuenta con 28.500 trabajadores en 20 países.
Gestamp cuenta con 28.500 trabajadores en 20 países.

¿Qué razones pueden llevar a una de las empresas españolas más exitosas y de más veloz crecimiento a aliarse con la japonesa Mitsui? “Pues que el acuerdo firmado con el conglomerado japonés por el que nos compran el 30% de nuestro negocio en América, nos abre magníficas oportunidades”, responde Francisco José Riberas, presidente y consejero delegado del grupo español. Lo que nos lleva a que el propósito de la operación no es otro que el de consolidar, e incluso acelerar, las posiciones ganadas por el grupo español de componentes para automoción en los últimos años.

Especializada en productos de carrocería, chasis y puertas, Gestamp ha descrito una trayectoria envidiable. Le han bastado 14 años para multiplicar sus ventas por 20, de 265 millones de euros en 1998 a 5.672 millones en 2012. Y lo más extraordinario es que su gran impulso lo vivió justo en los años de crisis. En 2008, tras una caída del 13%, facturaba 2.030 millones. Cuatro años después, un 179% más.

Parte de este avance se debe a dos adquisiciones de postín: la de Edsha, una empresa de puertas y partes móviles (un negocio que Gestamp no tenía), en abril de 2010, y la de ThyssenKrupp Metal Forming, en julio del año siguiente. Ahora bien, esta no es la única explicación. “Solo el 50% del aumento de ventas viene de estas dos compras. El resto ha sido crecimiento orgánico”, explica Riberas. El grupo, que contaba con 55 plantas en el mundo, añadió con esas dos compras otras 31, a las que sumó otras 10 propias en los dos últimos años hasta un total de 98 que tiene ahora.

La empresa, con 28.500 trabajadores en 20 países, deja claro que la operación, por la que vende su 30% de las operaciones americanas a Mitsui (quedándose con el otro 70%) y de la que saldrá un grupo estructurado sobre cuatro divisiones —Estados Unidos, México, Brasil y Argentina— obedezca a una posible y futura ralentización de su crecimiento. Aun cuando la empresa ya es líder de su segmento en Brasil, Argentina y Rusia, Riberas aclara que “aún tenemos mucho margen, por ejemplo para reforzarnos en China o India, además de entrar en países de Asia como Indonesia o Tailandia”.

La entrada de Mitsui, uno de los cuatro grandes Keiratsu (holding) nipones (64.000 millones de dólares de facturación), básicamente un operador, será un óptimo socio para Gestamp. Por su influencia entre los demás conglomerados japoneses y por su presencia en sectores vitales para el grupo español como el acero, la logística, el automóvil, las finanzas.

“Aun cuando no fabrica automóviles, Mitsui va a aportarnos mucho ya que, al tener una estrecha relación con los fabricantes japoneses de coches (los distribuyen en muchas partes del mundo), nos van a apoyar para que trabajemos también para ellos, algo hasta ahora difícil ya que funcionaban solo con sus proveedores”, señala Riberas. Algo que se hará más fácil según estos fabricantes implanten más plantas fuera de Japón. Pero, esto no es todo. “Mitsui, con una importante presencia en América, con empresas propias, nos va a aportar también apoyo en materia logística, suministro de acero o financiación”.

Asimismo los 300 millones de euros que percibirá la empresa por el 30% de sus activos americanos (el 25% de su perímetro) le vendrá muy bien para reducir su deuda. Corporación Gestamp, perteneciente a la familia Riberas, factura 7.300 millones de euros, y también incluye a Gonvarri —centros de servicios para la industria del acero y fabricación de componentes para las renovables— y la división de energías verdes. Y Mitsui no será el único aliado. ArcelorMittal posee desde hace años el 35% de Gestamp Automoción y de Gonvarri.

Riberas no muestra dudas de cuáles han sido los ejes del fuerte crecimiento del grupo, la decisión adoptada en el año 2000 de convertirse en un grupo capaz de aportar productos y tecnologías propias a los fabricantes de coches, “algo básico”, explica, “dado que los ensambladores se han distanciado de estos productos”. La firma, que disfruta también de liderazgo en carrocería y en las partes móviles de la misma, ha empezado a trabajar el aluminio para BMW y Daimler. La internacionalización también es clave para la compañía: el 85% de su producción está fuera de España.