Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambio de batuta en NH

Las pérdidas y la salida de las cajas del capital impulsan un relevo en la dirección de la cadena hotelera

Uno de los hoteles de la cadena NH en la Comunidad Valenciana.
Uno de los hoteles de la cadena NH en la Comunidad Valenciana.

Al Grupo NH Hoteles le ocurre algo parecido a lo que está sucediendo en sus dos principales mercados, España e Italia: que las estrictas medidas de ajuste y saneamiento que adoptan sus gobernantes no están dando hasta ahora los frutos apetecidos. En los últimos 21 meses, NH ha reducido plantilla, se ha desprendido de algunos hoteles, ha renegociado su deuda, se ha apuntado una drástica contención del gasto y una significativa mejora de la eficiencia en todas sus unidades de negocio y ha puesto en marcha una estructura y unas estrategias comerciales y de marketing menos tradicionales y mucho más ambiciosas, pero sus pérdidas siguen creciendo, cae su cifra de negocio y sus expectativas de resultados se revisan por segunda vez en el ejercicio a la baja.

 La empresa sigue además instalada en una inestable situación accionarial y no acaba de encontrar el respaldo de un caballero blanco, en forma de socio financiero y/o industrial, que aporte capital y negocio (acaban de dar un segundo portazo al gigante chino HNA y sus consejeros “siguen estudiando” la propuesta de incorporación de la firma de inversión norteamericana KKR).

La marejada, o el mar de fondo, que todo cabe, se ha llevado por delante a Mariano Pérez Claver, un hombre vinculado a Bankia y un reconocido experto en reestructuraciones corporativas (pilotó la de SOS Corporación tras la destitución de Jesús y Jaime Salazar), que sustituyó en marzo de 2011 a Gabriele Burgio como presidente y consejero delegado de la hotelera. Pérez Claver, que dimitió a finales de noviembre, ha sido sustituido como presidente de NH sin funciones ejecutivas por Rodrigo Echenique, vinculado al Banco de Santander, donde ejerció como consejero delegado entre 1997 y 2005, y como primer gestor y ejecutivo de los negocios de la cadena, con el cargo de consejero delegado, por Federico González Tejada, que ha desarrollado buena parte de su carrera profesional en diferentes multinacionales y que se ha incorporado al grupo desde Disneyland Paris.

González, en sus primeras declaraciones como consejero delegado de NH, ha señalado a este suplemento: “Desde mi reciente incorporación, he podido comprobar, por un lado, el elevado nivel de implicación y compromiso de las personas que lo forman, cuyos valores constituyen una sólida cultura empresarial, y, por otro, las oportunidades de futuro que presenta la compañía. Una vez analizadas las necesidades y fortalezas, nuestro objetivo en 2013 pasa por dirigir toda la atención a crear propuestas de valor y soluciones únicas basadas en la experiencia para los distintos segmentos de clientes en los diferentes mercados en los que operamos”.

BFA, Mare Nostrum y Novagalicia
van a vender casi

un 30% del capital

Los esfuerzos realizados hasta ahora por los gestores del grupo, sin embargo, no han logrado evitar unas pérdidas acumuladas en los nueve primeros meses del año de 50 millones de euros, frente a unas ganancias de 1,4 millones en igual periodo de 2011. Números rojos que la cadena atribuye a un mayor desembolso en indemnizaciones por reestructuración de plantillas en España e Italia. El resultado recurrente del grupo en los tres primeros trimestres ha sido también negativo, con unas pérdidas de 26,6 millones, un 83% más que durante igual periodo de 2011, debidas en gran parte a la salida de algunos hoteles de la cartera de NH por venta en 2011.

Además, ante el mayor deterioro de algunos de sus activos en España e Italia, el grupo incrementó la provisión por pérdida de valor (impairment) que venía registrando y que alcanza los 22,9 millones hasta septiembre.

Su cifra de negocio, 980 millones, también ha menguado —cae un 3,7% con respecto al periodo enero-septiembre de 2011.

Resultados que avalan algunas de las interpretaciones que dan los analistas que siguen a la compañía sobre los motivos de la reciente remoción por sorpresa y sin mayores explicaciones de su primer gestor, pero que casan mal con la remodelación y modernización que ha experimentado NH en el último año en su organización (adecuación de su modelo a un perfil de multinacional, a las tendencias del consumo, al compromiso de una gestión eficiente y de un crecimiento sostenible) y con la estabilidad financiera lograda mediante una meritoria refinanciación de su deuda.

Santander vigilará

desde la presidencia sus intereses

en la compañía

Refinanciación que deparó a NH una posición de liquidez holgada, aunque, como han recordado en algún informe los analistas de Banco Sabadell, el acuerdo con la banca está supeditado a una venta asociada de activos y desde su firma, en mayo, no se ha confirmado ninguna. Fuentes de NH insisten, sin embargo, en que las negociaciones para la venta de su hotel Jolly Madison en Nueva York están en fase avanzada y podrían cerrarse antes de que suenen las doce campanadas de fin de año. La otra gran desinversión prevista para hacer frente a los compromisos de refinanciación, la venta de 12 hoteles en el Benelux, va más lenta (se están estudiando alternativas que van desde la salida total de NH de los mismos hasta su continuidad en régimen de alquiler o como gestor bajo contrato del negocio para los nuevos dueños) y podría cerrarse en el primer trimestre de 2013.

Los analistas se muestran inquietos también por la situación accionarial. Algunos interpretan además que la sustitución de Pérez Claver al frente de la hotelera no es otra cosa que el desplazamiento de Bankia, forzada por Bruselas a centrarse en banca minorista y a desinvertir en su cartera de participaciones, por Banco Santander, que tiene pignoradas las acciones de Hesperia, el principal accionista (25%) de la cadena, para compartir los mandos y gestionar directamente sus intereses en el grupo.

BFA (matriz de Bankia) e Ibercaja cuentan, respectivamente, con un 15,7% y un 5% del capital de NH y tienen suscrita desde 2009 y hasta el 31 de diciembre de este año la sindicación de sus acciones. Kutxa y Hoteles Participados (Novagalicia Banco y Banco Mare Nostrum) cuentan con un 11,7% de NH y mantienen también un acuerdo de sindicación hasta finales de año. De ahí que a partir de enero se vaya a intensificar la búsqueda de compradores para los paquetes accionariales de los tres grupos perceptores de ayudas públicas y en proceso de recapitalización (BFA, Novagalicia y Mare Nostrum).

La oferta presentada por el fondo KKR para incorporarse a NH, que analiza actualmente el consejo de administración de la hotelera, superaría, según algunos medios, los 300 millones de euros por un 29% del capital y se haría mediante una emisión de convertibles. Algunos analistas no descartan que finalmente KKR compre el paquete de Bankia.

En cuanto a la estrategia puramente empresarial, la incorporación de González Tejada significa para los analistas un reforzamiento de las políticas comerciales y de marketing de la cadena promovidas por Pérez Claver. NH, que ultima el desarrollo de una nueva plataforma tecnológica, obtiene ya el 45% de sus reservas a través de canal electrónico.