Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco malo completa su capital inicial con la participación de 14 inversores

El Sareb recopila 955 millones aportados por la entidades y el Frob

Otros bancos no nacionalizados necesitan hasta 2.000 millones de ayudas públicas

El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy.
El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy. GORKA LEJARCEGI

El sector financiero comienza a respirar con cierto alivio. En breve, las principales entidades contaminadas con activos inmobiliarios tóxicos se desprenderán de su pesada losa que transferirán al Sareb, como se conoce oficialmente al banco malo.

Esta entidad, que actuará como un “mayorista de inmuebles”, culminó el pasado lunes la segunda ampliación de capital con la que ha completado sus recursos propios para poder ponerse en marcha. Tras varias semanas negociando con inversores, al final son 14 las entidades que acaparan el 55% del banco malo. El otro 45% del capital está en manos del Frob, el fondo estatal de dinero público que ayuda al saneamiento del sector financiero. Entre los inversores privados del Sareb están Deutsche Bank y Barclays Bank; ocho entidades españolas: Ibercaja, Bankinter, Unicaja, Cajamar, Caja Laboral, Banca March, Cecabank y Banco Cooperativo Español; y cuatro aseguradoras: Mapfre, Mutua Madrileña, Catalana Occidente y Axa. El BBVA es el único banco español que, de momento, queda fuera de la ampliación de capital que el ministro de Economía, Luis de Guindos, calificó como “una operación de Estado, no de Gobierno”, para destacar su importancia.

Los 14 nuevos inversores del banco malo controlan el 55% de la entidad y y el resto está en manos del capital público

Las entidades participantes en el Sareb tendrán que hacer una emisión de deuda subordinada para hacer frente a la transferencia de activos de las entidades nacionalizadas (Bankia, CatalunyaCaixa, NovacaixaGalicia y Banco de Valencia). Estos bancos tienen registrados activos tóxicos vinculados al ladrillo por algo más de 80.000 millones, que el banco malo comprará por el 53% de su valor, unos 40.000 millones. En los próximos días cuando los accionistas del banco malo emitan los bonos convertibles, garantizados por el Tesoro y descontables en el BCE, la entidad recogerá los activos cedidos por los bancos nacionalizados y podrá comenzar su actividad.

En febrero absorberá también los activos contaminados del denominado grupo 2 (entidades que necesitan ayuda pública pero que prevé devolverla como Banco Mare Nostrum (BMN) , Liberbank, Caja3 y Ceiss). Precisamente, el ministro de Economía explicó este martes en el Congreso que los planes de reestructuración de estas entidades costarán entre 1.500 y 2.000 millones de euros, según las estimaciones del Frob, el Banco de España y de la Comisión Europea (CE), como ya avanzó este diario.

Los socios privados de la Sareb han aportado 524 millones de euros en la etapa inicial y el FROB ha contribuido con otros 431 millones

“Previsiblemente existirán dos entidades donde habrá mayoría de capital público, pero eso deberá valorarse según las circunstancias”, indicó Guindos. Ceiss (Caja España-Duero) necesitará unos 850 millones y BMN, unos 460 millones.

Por otra parte, el Frob publicó el lunes su valoración sobre “el valor económico” de NCG (-3.091 millones) y el de CatalunyaCaixa (-6.674 millones). Esto supone un nuevo agujero de 9.765 millones que se computará como déficit, según explicó el ministro de Economía. Aunque esta desviación presupuestaria no contará para el procedimiento de déficit excesivo con el que Bruselas vigila a España.