Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno propone transformar en fundaciones casi todas las cajas

Solo mantendrán su carácter las de ámbito geográfico y de actividad reducido

Las cajas que participen en bancos pasarían a ser "fundaciones bancarias"

El Gobierno ha presentado ya a Bruselas su propuesta de nueva reforma del sector de las cajas de ahorros, según anunció ayer en un comunicado el Ministerio de Economía. Aunque el Ministerio no facilitó los detalles de su propuesta, sí indicó en ella que la figura de la caja de ahorros de ejercicio directo (las que captan depósitos) se mantiene solo "en un ámbito geográfico y de actividad reducido", como sería el caso de Caixa Pollença o Caixa Ontinyent. La inmensa mayoría de las cajas tendrán que convertirse en fundaciones, ya sean bancarias u ordinarias.

Según Economía, en la propuesta enviada a Bruselas "se aborda la transformación de las cajas de ejercicio indirecto (aquellas que han traspasado su actividad financiera a un banco) en fundaciones bancarias en el caso de que mantengan participaciones significativas en una entidad de crédito o en fundaciones ordinarias, en caso contrario". Aparentemente, por tanto, no conservarán el carácter de caja ni las entidades sanas que han traspasado su negocio a un banco (como Kutxabank, La Caixa, Unicaja o Ibercaja) ni aquellas que han perdido su participación o están en vías de perderla, como Caja Madrid, Bancaja, Novacaixagalicia o CatalunyaCaixa, entre otras muchas.

Las primeras, por tanto, pasarían a ser fundaciones bancarias (aunque Economía no especifica en su nota en qué consiste esa figura) y las segundas, fundaciones ordinarias. Economía señala que "se determinará el nivel de participación que tanto las cajas como las fundaciones bancarias pueden ostentar en bancos comerciales". Fuentes de Bruselas ratifican que, en último término, no podrán tener una participación mayoritaria en las entidades.

En todo caso, se trata de una propuesta que debe ser negociada con las autoridades europeas. El Eurogrupo obligó a España a acometer esta reforma en el memorando de entendimiento. Exigió preparar las normas para clarificar el papel de las cajas de ahorros en su calidad de accionistas de las entidades de crédito, con vistas, en último término, a una reducción de su participación a niveles no mayoritarios.