Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Linde enfría las expectativas de recuperación que airea el Gobierno

“No se perciben mejoras en la actividad y el empleo”, avisa el gobernador del Banco de España

La recesión de la zona euro atranca las exportaciones

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. EFE

Mes y medio, en tiempos de crisis económica, da para mucho. A principios de octubre, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, analizó el proyecto de Presupuestos del Gobierno para 2013 en el Congreso. Este miércoles, lo hizo en el Senado. Entre medias, la Comisión Europea pronosticó para la economía española una recesión tan intensa en 2013 como la de este año. Y más paro. En el mismo periodo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy multiplicó los mensajes que airean una inminente recuperación. Linde, sin embargo, no ve motivo alguno para lanzar las campanas al vuelo. “Aún no se perciben mejoras en la actividad y la creación de empleo”, dijo en la Cámara alta.

Linde también se refirió a “las previsiones difundidas en las últimas semanas por distintos organismos” para subrayar que “las perspectivas de crecimiento en los próximos trimestres no son todavía favorables”. La contraposición con el discurso más reciente del Gobierno es nítida. “Esta será la historia de la recuperación de la economía española en los próximos trimestres”, proclamó en el Congreso el ministro de Economía, Luis de Guindos, hace 15 días. “Lo que se ha visto en el sector del automóvil, lo veremos pronto en la economía española”, reiteró este miércoles Rajoy tras visitar en Palencia una planta de Renault, compañía que acaba de anunciar más carga de trabajo para sus factorías españolas.

Si la Comisión Europea cree que el PIB español caerá un 1,4% en 2013, el Gobierno mantiene que el retroceso se limitará al 0,5%. En el mercado laboral, Bruselas anticipa que la tasa de paro superará el 26,5%, Economía que bajará al 24,3%.

Hacienda asegura que hay “hueco” para actualizar las pensiones al IPC

Buena parte del mensaje de optimismo del Gobierno se basa en el comportamiento favorable del sector exterior. “Siempre que España se ha abierto al exterior le ha ido bien”, dijo Rajoy el martes. Sin embargo, los datos de septiembre, publicados este miércoles, recomiendan cautela: las exportaciones de mercancías solo aumentaron un 0,5% respecto a 2011, lastradas por la recesión de la zona euro.

Linde reiteró sus dudas sobre las previsiones de ingresos públicos para 2013 —“Más vale pecar por defecto que por exceso”, afirmó—. Y volvió a alertar sobre la posibilidad de “alguna desviación en el objetivo de déficit para este año”. “Debe preverse que las posibles desviaciones de algunas rúbricas puedan ser compensadas con ajustes en otras”, acotó.

Tras su comparecencia en el Senado, Linde aplicó ese principio a la posible actualización de la subida de las pensiones a la inflación, una compensación que costaría al Gobierno cerca de 6.000 millones entre este ejercicio y el próximo. “Si hay medidas que incrementan el gasto, habrá que tomar otras compensatorias que reduzcan otros gastos”, afirmó.

A la misma pregunta, la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, contestó en el Senado otra cosa bien distinta. “Hay hueco para revalorizar las pensiones”, afirmó a menos de una semana de que se conozca la inflación de noviembre, referencia para la actualización.

Fernández Currás afirmó incluso que la caída de la actividad económica en el cuarto trimestre es “algo menos negativa” que en verano, en contradicción abierta con las previsiones de todos los expertos. Y resaltó que la Administración central está haciendo los ajustes necesarios “para hacer frente a posibles desviaciones de la Seguridad Social”.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, fue más allá. Una vez más, anticipó el dato del déficit del Gobierno central, al anunciar que en octubre, descontando el adelanto de transferencias a otras Administraciones, se mantuvo en el 3,9% del PIB. “Dos meses antes de que termine el año, este déficit está casi seis décimas por debajo del objetivo”, sostuvo. Pero ese objetivo del 4,5% es conjunto para el Gobierno y la Seguridad Social. Y el propio ministerio ha asumido ya que la Seguridad Social tendrá un saldo negativo equivalente al 1%. En conjunto, y con las cuentas de Hacienda (sin computar los anticipos), habría un desvío de cinco décimas.