Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crédito para pymes se encarece en España y se abarata en Alemania o Bélgica

Los problemas para acceder acaban con proyectos empresariales y el empleo que generarían

Fachada de la sede del BCE en Fráncfort.
Fachada de la sede del BCE en Fráncfort. EFE

La zona euro está dividida en dos: los países que sufren la crisis de deuda soberana y los que no. Y eso, para las empresas, tiene consecuencias cuando tratan de pedir un préstamo a las entidades financieras. Tienen que pagarlo cada vez más caro. Esto es al menos lo que se desprende de la séptima encuesta del Banco Central Europeo sobre acceso al crédito para pymes. Según este estudio, el número de empresas que se han visto obligadas a pagar más para acceder al crédito ha crecido en Grecia, Portugal, Italia y España, los cuatro países del sur de Europa que más están sufriendo los prolongados latigazos de la crisis financiera. Entre tanto, los intereses que tienen que pagar las pymes de Bélgica, Alemania, Austria y Francia bajan, según la séptima encuesta que una encuesta que este viernes publicó el BCE.

Los problemas para acceder al crédito acaban con muchos proyectos empresariales y el empleo que podrían generar. Pero tiene otra consecuencia que agrava la situación económica en estos países. Lastra la competitividad de las pymes de estos países y les resta potencial para competir en el mercado único. De esta forma, gran parte del sacrificio salarial y de empleo que se está realizando cae en saco roto.

Más allá de lo que suceda específicamente en cada país, la encuesta del BCE alerta de que el crédito para las pymes se está secando

Más allá de lo que suceda específicamente en cada país, la encuesta del BCE alerta de que el crédito para las pymes se está secando. “El acceso a créditos bancarios siguió deteriorándose”, advierte el órgano que dirige Mario Draghi. Según esta edición de la encuesta, el 22% de las empresas nota que las condiciones de acceso a préstamos se han deteriorado. Esto supone un ligero descenso económico respecto de la publicada en abril, cuando el porcentaje era del 20%. El deterioro se tradujo en un aumento de las negativas de los bancos a la hora de conceder créditos. En primavera, a un 13% de las pymes europeas se le había recibido con una respuesta negativa; en otoño, al 15%.

En el caso español, sin embargo, los últimos datos del BCE sobre tipos de interés publicados esta semana, muestran que ha habido un cierto respiro para las empresas en septiembre tras varios meses de subidas.