Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno venderá o alquilará patrimonio para obtener liquidez

El ministerio de Hacienda tiene más de 53.000 inmuebles, entre solares y edificios

Espera vender los 100 primeros edificios a partir de 2013

La administración pretende optimizar el uso del espacio que ocupan los funcionarios

Un stand de una promotora en el salón Barcelona Meeting Point.
Un stand de una promotora en el salón Barcelona Meeting Point.

El Gobierno posee un patrimonio inmobiliario enorme: hasta 53.662 inmuebles, entre solares y edificios (18.000) que suman la estratosférica cifra de 400 millones de metros cuadrados. Un patrimonio ocupado en unos casos y vacío en otros, que el Ministerio de Hacienda se dispone a rentabilizar sea vendiendo, alquilando, permutándolo o en régimen de concesión. Lo ha explicado esta mañana en Barcelona el director general de patrimonio Carlos San Basilio, en el salón inmobiliario Barcelona Meeting Point. Con todo, no ha cuantificado cuántos ingresos podría obtener el Estado por estas operaciones, sobre las que ha comenzado valorando las fincas más representativas de Madrid. Sí ha adelantado la intención de comercializar un centenar de edificios de Madrid a partir de 2013.

Por ahora, el ministerio ha reactivado una antigua comisión dedicada a inventariar todo el patrimonio y definir su estado: ocupación, uso, estado, gastos de mantenimiento… La base de datos que se ha puesto en marcha, denominada Sigie, acumula ya información de 15.000 edificios. Entre ellos hay desde grandes edificios en zonas Premium hasta pequeños inmuebles en zonas poco útiles para las administraciones pero que sí podrían interesar a operadores privados.

Una de las finalidades de todo este trabajo es optimizar la ocupación de los edificios, “en línea con el sector privado, con espacios abiertos, donde el despacho para cada funcionario sea la excepción”, ha explicado San Basilio. “La labor en este análisis de la ocupación es casi policial”, ha advertido. El Gobierno se ha fijado como objetivo reducir el gasto en alquileres para sus administraciones “hasta convertirlo en residual o para necesidades concretas” y actualmente ya ha conseguido ahorrar 30 millones de euros anuales, la mitad del ahorro que se persigue.

San Basilio ha admitido que el proceso que se plantea Hacienda es gradual, que no se sacarán “miles de edificios al mercado, porque la situación es la que es”. “Será un proceso gradual de identificar bienes comenzando por los grandes edificios bien ubicados en Madrid”, ha dicho. Aunque además de la ubicación, habrá que ver cuál es la calificación de cada activo y modificarla si es preciso para atraer inversores.

Respecto a las “miles de fincas rústicas”, una de las ideas es “ponerlas en valor”, que las gestionen o exploten terceros. En definitiva, ha resumido San Basilio, “que la gestión patrimonial vaya en la línea de la gestión púbica de ahorro y eficiencia” y evite la acumulación de patrimonio.

Durante el coloquio, los inversores asistentes han trasladado al director de patrimonio las dificultades que tienen cuando quieren comprar patrimonio y si prevén agilizar los procedimientos. En este sentido, San Basilio se ha referido a fórmulas como la cesión de uso o a modificar los procedimientos que permitan combinar las exigencias de la contratación pública con la generación de ingresos. Todo ello, por ejemplo, para evitar las subastas que acaban resultando desiertas por las elevadas cantidades que se pide a los posibles compradores.