Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS UE

España y diez países de la UE defienden crear un Fondo Europeo Monetario

Los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (2-d), del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy (i), del Parlamento Europeo, Martin Schulz (d) y de la presidencia de turno de la UE, Dimitris Christofias (2-i). Ampliar foto
Los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (2-d), del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy (i), del Parlamento Europeo, Martin Schulz (d) y de la presidencia de turno de la UE, Dimitris Christofias (2-i). EFE

Así lo señala el conocido como "Club de Berlín" en un documento al que ha tenido hoy acceso Efe y que fue pactado el pasado lunes en una reunión informal de estos once países (España, Francia, Alemania, Dinamarca, Polonia, Holanda, Austria, Italia, Luxemburgo, Bélgica y Portugal).

"A medio plazo, la zona del euro debe ser capaz de resolver potenciales problemas en la Unión Monetaria y Económica (EMU) por sí sola. Por lo tanto, el Mecanismo Europeo de Estabilidad debe desarrollarse más hasta convertirse en un "Fondo Monetario Europeo" con los poderes adecuados", señala el texto.

Esta declaración supone un respaldo importante a esta idea, dos años después de que la canciller alemana, Angela Merkel, enfriara la propuesta, al señalar que es "un buen enfoque" que, sin embargo, debía entenderse como un "último recurso" al final de "una cadena de reacciones".

El "Club de Berlín" se muestra también a favor de ceder más competencias a la Comisión Europea, en un paso adelante hacia una mayor unión económica que respalde a la moneda única, aunque señalan que "no todas las políticas económicas tienen que ser decididas a nivel europeo".

En concreto, el documento menciona la necesidad de combinar mejor las políticas europeas con las nacionales en materias como la regulación del mercado del trabajo y la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Por otra parte, el texto muestra también el respaldo de varios de los países firmantes a la mutualización de la deuda en la zona del euro -los conocidos como "eurobonos"-, una opción defendida públicamente por países como Francia y España, pero que cuenta con las recelos de otros socios como Alemania.

Berlín exige como paso previo a los eurobonos que se logre una mayor integración para evitar asumir riesgos, por ejemplo, con la aprobación de "una política fiscal común", tal y como señaló el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, en junio.

Los once también expresan su apoyo a la puesta en marcha de un supervisor único bancario para la zona del euro y los países que decidan acogerse voluntariamente al mismo, cuya creación -prevista para el 1 de enero- está en proceso y podría sufrir retrasos debido a las diferencias entre los veintisiete miembros de la UE.

Además, varios de los países firmantes abogan por hacer obligatorios los compromisos sellados en el Pacto por el Euro, que insta a los Estados miembros a garantizar la disciplina fiscal de sus cuentas.

Algunas de las medidas propuestas en el documento podrían ser desarrolladas a medio plazo dentro del marco de los tratados europeos vigentes, mientras que otras obligarían a iniciar una reforma de estos textos, tal y como reconoce el "Club de Berlín".

Con este texto, los once socios lanzan una señal, meses antes de la presentación del informe que prepara el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, sobre cómo avanzar hacia una Unión Monetaria y Económica genuina, que debe ser presentado a los líderes de los Veintisiete en la cumbre de diciembre.

El Club de Berlín, que reúne de manera informal a los ministros de Exteriores de los países considerados más europeístas, nació a iniciativa de Alemania como un intento por reabrir el debate institucional europeo, y es un foro informal que funciona al margen de las instituciones, sin capacidad decisoria.