Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La salida de capitales se dispara en junio y suma 220.000 millones en seis meses

Los datos del Banco de España reflejan 12 meses seguidos de retiradas

Fachada del Banco de España
Fachada del Banco de España EFE

El dinero sigue saliendo en masa de la economía española. Según datos del Banco de España, en junio, un total de 56.631 millones de euros abandonaron el país, lo que supone el segundo peor dato del año. Esa cifra, incluidas en la balanza de pagos que publica el regulador bancario, incluye depósitos, préstamos y repos (operación con pacto de recompra), instrumentos agrupados en la categoría otras inversiones de la cuenta financiera.

Con el último dato, ya son 12 los meses consecutivos en los que se retiraron capitales de España. Desde principios de año, han salido de la economía española 219.817 millones de euros, casi un 22% del PIB, una cifra nunca registrada con anterioridad. En el mismo período de 2011, el saldo fue positivo: entraron en España 22.457 millones de euros. Entre junio de 2011 e idéntico mes de este año, salieron de España algo más de 315.600 millones de euros. La salida de capitales en junio fue un 36,8% mayor que la de mayo, cuando salieron 41.294 millones, y contrasta con los 7.017 millones de euros que entraron en junio de 2011.

Los datos del Banco de España para el pasado junio reflejan un fuerte repunte de la salida de depósitos de particulares y empresas hacia el exterior. El epígrafe Otra inversión de familias y empresas fuera de España pasó de 1.793 millones en mayo a 4.210 millones en junio, la mayor cuantía en cuatro años.

Los bancos españoles están tratando de compensar la creciente desconfianza de los inversores extranjeros, derivada de los malos augurios sobre la economía española, mediante la captura del ahorro privado nacional ofreciendo productos —depósitos y pagarés— de alta remuneración y, sobre todo, recurriendo al Banco Central Europeo (BCE). Las inyecciones de liquidez del instituto emisor en la banca española han contribuido, paradójicamente, a alimentar la salida de capitales: gran parte de los fondos aportados por Fráncfort acaban colocados en operaciones interbancarias fuera de España.

El déficit acumulado de la balanza por cuenta corriente en los seis primeros meses del año se redujo un 30,2%, hasta los 17.134,5 millones de euros. Esta disminución se debió, fundamentalmente, a la reducción del saldo negativo de la balanza comercial y al aumento del superávit de la balanza de servicios, que fueron solo parcialmente compensadas por el mayor déficit en las balanzas de transferencias y de rentas.

En concreto, el déficit acumulado de la balanza comercial se situó en 15.579 millones de euros hasta junio, un 25,6% inferior a los 20.942,7 millones en el mismo periodo del año anterior, debido a que las exportaciones crecieron un 3,7%, mientras las importaciones retrocedieron un 0,9%.

A su vez, el saldo del componente no energético pasó a registrar superávit, frente a la ampliación del déficit energético en aproximadamente un 14,5%